Merkel enfría aspiraciones británicas de renegociar relaciones con UE

Londres, 27 feb. -La canciller federal alemana, Angela Merkel, enfrió hoy cualquier posibilidad para Reino Unido de renegociar sus acuerdos con la Unión Europea (UE), al intervenir ante ambas cámaras del legislativo británico.

Frente a diputados y lores, como lo hicieron sus compatriotas Willy Brandt, en 1970, y Richard von Weizsacher, en 1980, Merkel advirtió que sus oyentes quedarían decepcionados si pensaban escuchar su apoyo a los planes de salida de la UE de Londres.

"Algunos esperan que mi discurso allane el camino para una reforma fundamental de la arquitectura europea que satisfaga todo tipo de supuestos o auténticos deseos británicos. Me temo que se decepcionarán", subrayó.

La canciller federal alemana, quien realiza aquí una visita de trabajo de una jornada, aclaró que el resto de Europa no está dispuesto a pagar casi ningún precio para mantener Reino Unido dentro de la UE.

Merkel se refería así a los planes anunciados por el primer ministro británico, David Cameron, en enero de 2013, para realizar un referendo a mediados de 2017, si su Partido Conservador ganaba los comicios generales del año próximo.

La estadista germana llamó a tener coraje para más bien introducir cambios dirigidos a mejorar la UE, mientras parlamentarios euroescpéticos le lanzaban miradas de desaprobación.

Unidos y decididos podemos servir de modelo para otras regiones del mundo. Esto, y nada menos que esto, debería ser nuestro objetivo común, declaró Merkel, en clara referencia a las intenciones de Londres de buscar una renegociación de los pactos con la UE.

La visitante europea, blanco de protestas contra las medidas de austeridad aplicadas en países europeos en crisis, donde se acusa a Alemania de ser la principal promotora de esas políticas, estimó que Europa debe salir fortalecida y renovada de la recesión.

Durante su breve estancia en esta nación, Merkel tenía previstos encuentros por separado con el viceprimer ministro Nick Clegg y con el líder del opositor Partido Laborista, Edward Milliband, así como un almuerzo con Cameron y un té con la reina Isabel II en Buckingham.(PL)