Más cubanas trabajan en la producción de alimentos

Más cubanas trabajan en la producción de alimentosDe manera progresiva se incrementa en Cuba la cantidad de mujeres que con sus esfuerzos y dedicación contribuyen a la producción de alimentos, tarea priorizada por el Estado, para garantizar la seguridad en un mundo donde los precios cada vez son más altos.

Con su accionar diario, ellas impulsan los programas económicos y ayudan a sustituir importaciones, por lo cual su papel es más activo en el sector agropecuario.

La cría de conejos, el ordeño, el acarreo de leche, el trabajo en viveros y planes porcinos, así como la atención de las pequeñas industrias y los talleres artesanales, son las actividades a las que se dedican la mayor cantidad de féminas vinculadas a esas faenas.

Entre esas trabajadoras figura Erlinda Yero Liens, ordeñadora de búfalas en la empresa agropecuaria Bayamo, merecedora del Premio Nacional por la Excelencia a la Mujer Rural, el cual otorga anualmente la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA), por sus altos resultados productivos.

Recuerda que al vincularse a esa actividad su familia estaba muy preocupada, pues se trataba animales más grandes en relación con las vacas, y no se doman fácilmente.

Ella confiesa que no cree en animales fieros ni les tiene miedo, aunque reconoce que tradicionalmente este tipo ganado es agresivo si está suelto en los potreros; sin embargo, “cuando las búfalas te llegan a conocer son muy mansas”, expresa.

“Yo amo el trabajo, lo hago a gusto, por eso cada día doy lo mejor de mí en la granja; hay a quienes les parece rudo, pero no existe mayor satisfacción que saber cómo esa leche le llega a personas de la tercera edad, a niños y enfermos”, señala Yero Liens.

Aunque es la única mujer en la granja, todos los hombres la respetan y la admiran porque reconocen su esfuerzo diario y dedicación a las tareas que hace.

“Como Erlinda existen muchas en todo el país, dispuestas a laborar donde sea más necesario para la Revolución”, afirma Félix González Viego, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP).

El también integrante del Comité Central del Partido Comunista de Cuba indicó que “en el país todavía hay reservas productivas por explotar”.

Informó que tras ocho años de implementación de la estrategia de género en el sector campesino, hay incorporadas casi 32 mil féminas y la cifra debe seguir en aumento con la implementación de los acuerdos del X Congreso de la ANAP.

Esa cantidad se incrementó, fundamentalmente, con las esposas e hijas de los campesinos, y las 16 mil 991 usufructuarias que recibieron tierras por el Decreto Ley 259 (hoy 300).

La estrategia se dirige a todos los integrantes del núcleo familiar, incluidos los esposos, aunque también se insiste en los hijos menores, para educarlos sobre la equidad de género. (William Fernández/AIN)