Biotecnología vegetal favorece a poblaciones de orquídeas cubanas

Biotecnología vegetal favorece a poblaciones de orquídeas cubanas Artemisa, Cuba, 24 ago . – Científicos cubanos reproducen hoy in vitro especies de orquídeas para incrementar las colecciones de la planta y contrarrestar efectos antrópicos sobre sus poblaciones en la Sierra del Rosario, Reserva de la Biosfera.

Además de enriquecer el patrimonio del Orquideario de Soroa, mayor vergel de su tipo en Cuba, esos procedimientos persiguen rescatar variedades que pudieran peligrar por el impacto de colectas indiscriminadas u otras acciones depredadoras, explicó a Prensa Latina el director del recinto expositivo, Jorge Lázaro Bocourt.

Fundado desde hace casi tres décadas, en el laboratorio de vitroplantas del jardín se concentra gran parte de esas labores.

A partir de un solo fruto es posible obtener miles de plántulas con el empleo de las técnicas de la biotecnología vegetal, desarrolladas con éxito aquí, insistió el investigador e ilustrador científico.

Esos avanzados métodos -añadió- favorecerán también los intercambios de flores con instituciones afines y cultivadores.

La búsqueda y monitoreo de la llamada Dama del reino vegetal, en su hábitat natural, es otra de las líneas investigativas de prioridad durante el actual año, exploraciones en las que participan especialistas del centro científico, adelantó.

Azotado en 2008 por los huracanes Ike y Gustav, Soroa se recobró de los daños causados por la lluvia y el viento.

Botánicos, jardines homólogos y coleccionistas privados, tanto cubanos como foráneos, contribuyeron a la restauración del lugar, que requirió una repoblación parcial de la vegetación.

Medio millar de especies de orquídeas, entre nativas y exóticas, habitan en la zona serrana, 50 de ellas fruto de donaciones, intercambios o colaboraciones.

Entre las más recientes adquisiciones destacó una compilación de plantas enviada por la Sociedad de Orquídeas de Jamaica, considerada de alto valor ornamental.

Al referirse a sus características precisó que se trata de híbridos, los cuales han logrado adaptarse a las condiciones del paraje en viveros creados para esos fines.

En Cuba crecen más de 300 variedades de la Aristócrata de las flores, casi un tercio de ellas se localizan en esta occidental provincia y en la vecina Pinar del Río.(PL)