Japón revalida el título en Clásico Mundial de Béisbol

Japón revalida el título en Clásico Mundial de BéisbolLa Habana, 24 mar .- La selección nacional de Japón revalidó el título del Clásico Mundial de Béisbol (CMB) tras derrotar en extrainning 5-3 a Corea del Sur, en un partido donde la adrenalina alcanzó niveles insospechados.
   
El sensacional Ichiro Susuki, máxima estrella del béisbol japonés, decidió espectacularmente la Gran Final del torneo a la altura del décimo episodio, ante una multitud de 54.846 fanáticos presentes en el Dodger Stadium de Los Ángeles, California.
   
Susuki arribó al trascendental desafío con un rendimiento ofensivo por debajo de sus posibilidades, sin embargo sus cuatro hits en el momento clímax del certamen lo ratificaron como el estandarte de su escuadra y como un fuera de serie del béisbol contemporáneo.
   
De esta manera, Japón retuvo la corona conquistada en 2006, esta vez bajo la égida de Hara, en tanto el astro de los Medias Rojas de Boston, el derecho Daitsuke “Dice-K” Matsuzaka, fue seleccionado el jugador más valioso del II CMB.
   
Matsusaka concluyó el campeonato con foja perfecta de 3-0 y excelente efectividad de 2.45, y así reeditó la consecución del premio al mejor jugador del torneo, título que también alcanzó en la edición de 2006.
   
Desde el inicio del partido el dominio de los japoneses se hizo notar, aunque no fue hasta la tercera entrada cuando inauguraron el marcador del mítico estadio de Los Ángeles.
   
En esa entrada, el inicialista Michihiro Ogasawara conectó sencillo al jardín derecho ante los envíos del abridor sudcoreano Jung-Keun Bong, bueno para remolcar al torpedero Hiroyuki Nakajima.
   
El iniciador nipón, Hisashi Iwakuma, quien no permitió imparables hasta el cuarto inning, tenía completamente intimidada a la artillería rival con una efectividad endiablada en sus envíos y un control milimétrico sobre la zona de strike.
   
Sin embargo, Shin Soo Choo le arruinó la lechada en el quinto rollo tras dispararle cuadrangular en solitario por la pradera central, el cual sirvió para igualar 1-1 las acciones del enfrentamiento.
   
La dinámica del juego japonés logró desequilibrar el marcador a la altura del séptimo capítulo. Yasuyuki Kataoka ligó hit frente al relevista Hyun Wook Jong, se “robó” segunda base, avanzó a tercera por sencillo en toque de bola de Suzuki, y anotó tras el incogible de Nakajima.
   
Un inning más tarde, el octavo, agregó otra carrera por sencillo de Seichi Uchikawa, doble de Kenta Kurihara y elevado de sacrificio de Iwamura.
   
Los coreanos descontaron en la parte baja de esa entrada por doblete de Bum Ho Lee, quien avanzó a tercera en jugada de selección y pisó el plato gracias al elevado de sacrificio del bateador emergente Dae Ho Lee.
   
Luego de permitir esta anotación, Iwakuma abandonó el montículo por la regla de 100 pitcheos (lanzó 97). En total, el derecho permitió solo cuatro inatrapables y dos carreras, en siete y dos tercios de innings, lapso en el cual ponchó a seis rivales y otorgó par de boletos.
   
El manager japonés cerró la octava entrada con el zurdo Toshiya Sugiuchi y colocó al estelar Yu Darvish en funciones de taponero para preservar la ventaja 3-2 en el noveno.
   
Sin embargo, los actuales campeones olímpicos de Corea del Sur aprovecharon el descontrol de Darvish (concedió dos boletos consecutivos) y el oportuno hit de Bum Ho Lee, con dos outs en el pizarrón, para empatar espectacularmente el desafío y forzar el alargue del juego a extrainning.
   
En el décimo los nipones anotaron las dos carreras que sentenciaron el final del choque, tras combinar sencillos de Seichi Ogasawara y Akinori Iwamura, con el memorable doblete de Suzuki, frente a los envíos del cuarto pitcher sudcoreano, Chang Yong Lim.
   
Así, los del Imperio del Sol retuvieron el título conquistado hace tres años y colocaron 3-2 su match particular frente a los sudcoreanos en el corriente torneo.(AIN)