Sirios deben decidir el futuro de su país, dice Rusia

Sirios deben decidir el futuro de su país, dice RusiaDamasco, 2 nov .- El canciller ruso, Sergei Lavrov, expresó que únicamente los sirios deberán decidir por sí solos el futuro de su país sin presiones extranjeras, según destaca hoy aquí la prensa nacional.

Lavrov reiteró el apoyo de Moscú a Damasco al tratar el tema en rueda de prensa en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, antes que la Liga Árabe se reúna hoy en el Cairo, Egipto, para formalizar un acuerdo alcanzado entre su comité ministerial y las autoridades sirias.

Rusia aboga por una solución pacífica de la crisis en Siria basada en el diálogo interno que incluya todos los segmentos de la sociedad, afirmó Lavrov quien consideró apropiado el enfoque dado por el gobierno del presidente Bashar al-Assad.

"Queremos dejar por sentado que deben ser los mismos sirios quienes decidan el futuro de país a través de la reconciliación nacional, el díalogo, lo cual es la solución pacífica al problema y para poner fin a la violencia", acentuó el canciller ruso.

Rusia y China vetaron en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución auspiciada por Estados Unidos y la Unión Europea que podría haber abierto la puerta para una acción agresiva contra Siria. Como miembros no permanentes, el Líbano, Brasil, India y Suráfrica se abstuvieron.

El jefe de la diplomacia de Moscú aseveró que Rusia no permitirá que el esquema aplicado contra Libia se convierta en modelo a seguir en el futuro, el cual significó la pérdida de decenas de miles de vidas bajo el pretexto de proteger a civiles.

Las declaraciones de Lavrov fueron interpretadas aquí por analistas políticos como un espaldarazo a Siria horas antes de que la Liga Árabe se reúna en la capital egipcia para abordar su iniciativa y el acuerdo logrado según anunció anoche Damasco.

Además, notaron, es la primera vez que Moscú enfatiza en declaraciones públicas con más claridad su apoyo al gobierno sirio.

El canciller, además, expresó el apoyo de su país al acuerdo que logren Siria y la Liga Árabe, el cual -dijo- "creemos que tenga un enfoque constructivo que no sólo refleje la necesidad de que actúe el gobierno, sino también que lo haga la oposición".

En este punto, opinó que la oposición no debe estar vinculada con los saboteadores, extremistas y los grupos que están recibiendo armas desde el extranjero e infiltran material bélico en territorio sirio, como tampoco debe rechazar el llamado al diálogo.

Por otro lado, luego de entrevistarse con el presidente al-Assad en Damasco, el Príncipe Talal Arslan, máximo líder del Partido Democrático Libanés, ratificó en Beirut el respaldo de su agrupación al gobierno y pueblo sirios, y censuró la postura de algunos en el Líbano y en la región "que evidencia su sumisión a complots sospechosos".

Arslan dijo que compartió los puntos de vista del presidente al-Assad, y consideró que Siria saldrá más fuerte de la actual situación que afronta, y que en su parecer ya ha logrado superar la crisis.

Lo acompañaron en la reunión el líder druso emir Nasreddin Gharib y el ministro de Estado Marwan Kheireddin.

A su vez, el vicepresidente sirio, Najah al-Attar, manifestó al recibir una delegación de mujeres políticas y representantes de partidos de Turquía la posición de Damasco de desarrollar buenas relaciones con el vecino país.

Los nexos entre los pueblos de Siria y Turquía están profundamente enraizados y representan un punto fuerte que ayudará a enfrentar las conspiraciones concebidas para fragmentar la región.

Integran el grupo femenino miembros del opositor Partido Popular Republicano, la Asociación Pensamiento Ataturkist, el Partido de los Trabajadores, la Asociación de Mujeres Republicanas y el Partido Laborista.

Las declaraciones de buena voluntad y amistosas del vicepresidente sirio discordaron, sin embargo, de las abiertas expresiones anti-sirias la víspera del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

En una conferencia del gobernante Partido Justicia y Desarrollo el martes, Erdogan llamó tiránico al gobierno de al-Assad y prometió que los esfuerzos de la resistencia y la oposición tendrán éxitos.(PL)