Los Cinco: reclamo de libertad

Los Cinco: reclamo de libertadDe una insólita conjura son víctimas los cinco antiterroristas cubanos, detenidos el 12 de septiembre de 1998 por penetrar organizaciones contrarrevolucionarias en Estados Unidos, con el fin de prevenir acciones criminales contra la amada Isla. Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero, arrancados abruptamente de los brazos de sus familiares, fueron sometidos a un amañado juicio en la ciudad de Miami y sentenciados a condenas que van desde 15 años a dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión.

Impresionantes resultan sus alegatos de defensa,   devenidos sinceras y apasionantes piezas oratorias. Cargado de poesía, el de Tony Guerrero afirma que los Cinco, desde su injusta prisión no descansarán en la defensa de los principios y la causa que han abrazado. Sus palabras finales, a modo de profecía, avizoran un futuro mejor cuando afirma: Porque al final reposaremos libres y victoriosos frente a ese sol que hoy nos ha sido negado.

René no pidió clemencia para él, sino justicia para sus compañeros acusados de crímenes que no cometieron, en tanto Ramón proclamó: ¡ Llevaré el uniforme de recluso con el mismo honor y orgullo con que un soldado lleva sus más preciadas insignias !. Fernando concluyó sus palabras afirmando: En los años de presidio me acompañará siempre la dignidad que he aprendido de mi pueblo y de su historia.   

También un ejemplo de entereza y dignidad constituye el alegato de Gerardo Hernández cuando, evocando al patriota norteamericano Nathan Hale, proclamó: Solo lamento no tener más que una vida para entregar por mi patria.

Amor y esperanza irradian las cartas de estos hombres, que sintetizan una historia de valor, gran sacrificio y amor, como la califica la novelista afroamericana Alice Walker.  

Ellos han hecho suya una frase del gran escritor francés Victor Hugo: Cuando el amor es feliz lleva al alma a la dulzura y a la bondad. Dulzura y bondad acompañan el heroísmo de Los Cinco en su encarcelación en las lóbregas mazmorras, testigo de su entrega a la Patria y sus seres queridos. A sus tesoros, como califica Labañino a su esposa Elizabeth Palmeiro e hijas, les dijo sobre el amor: El amor es el sentimiento más profundo que uno siente en la vida.

René González, uno de los cinco antiterroristas encarcelados hace ya 13 años este 12 de septiembre, escribió a su hija Ivette: De tus buenas cualidades de hoy nacerán tus virtudes de mañana. Este es uno de los consejos del padre a sus hijas, dirigidos a que sus amados retoños ostenten las mejores virtudes ciudadanas, de las que son ejemplos Los Cinco.

En cada carta, mensaje o contacto telefónico, Gerardo, René, Ramón, Fernando y Tony transmiten constantemente un mensaje de amor y esperanza. Estos hombres, que la autora de la novela El color púrpura califica de héroes que por lo general se encuentran en la mitología, son dignos herederos de José Martí. Patria es humanidad, proclamó el Héroe Nacional Cubano, axioma abrazado por Los Cinco y evidenciado a lo largo de sus vidas.

Desde su encierro, ellos son un símbolo internacional en la lucha por la paz y por hacer realidad el anhelo de que un mundo mejor es posible. Su fidelidad a la Patria y firmeza de principios son un ejemplo para los ciudadanos honestos del mundo que claman por la inmediata excarcelación de este quinteto de gigantes, como los calificara el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro. (Por Teresita Jorge, AIN)