Un solo frente por la unidad, la productividad y la eficiencia

Santacruceños listos para celebrar el Primero de Mayo Alista su sombrero de yarey y su espíritu de indoblegable luchador, los junta con su juventud acumulada, rica en experiencias y anécdotas que a veces desgrana en versos, y se dispone para el nuevo combate por la Revolución y el Socialismo.

César Lorenzo Monteagudo Yero, hace un alto en el análisis del discurso del Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba en la clausura del máximo evento finalizado recientemente, y se dispone al diálogo. La edad para seguir la lucha no es una limitante para él. Alcanzar la actualización de un modelo económico ajustado a nuestras condiciones, “requiere de consagración, sacrificio, cambiar todo lo que deba ser cambiado, inteligencia, ética y moral”.

Lleva en la fibra campesina las marcas dejadas por el capitalismo, las miserias de la Colonia 27 donde de nació y se hizo hombre, ubicada en tierras del Central Francisco (hoy Amancio Rodríguez). Fue intensa su colaboración con el Movimiento 26 de Julio de esa zona y ofreció apoyo a la Columna 8 comandada por el Che, a su paso por esos predios. Cuando se alcanzó la libertad añorada se integró a las Milicias Nacionales Revolucionarias. Comenzaba otra etapa muy rica en experiencias políticas que dura hasta hoy, a la que consagró totalmente su vida.

Muchos jóvenes de su generación ofrendaron sus vidas para lograr la victoria, y no les importó entregarlas ante el sagrado deber de obtener la libertad. Las nuevas generaciones tienen ahora otras misiones: estudiar y trabajar con total entrega para seguir siendo útiles. Sin embargo el enemigo hace de lo posible y hasta lo imposible para que pierdan la confianza en la máxima dirección del país, aborrezcan la historia nacional y todo lo que tenga que ver con este justo proyecto social. ¿Seguirán equivocándose los enemigos de Cuba?

“Con la juventud de esta Isla todo los enemigos seguirán equivocándose. Nadie los va a desvirtuar, saben el papel que les corresponde, están viendo de lo que es capaz el imperialismo y de lo que ha sido capaz para obtener los recursos de otros pueblos. Al imperialismo no le interesa matar, matar y matar para adueñarse de lo que no les pertenece, acabar con la felicidad de los seres humanos, y ondear luego la bandera en defensa de los Derechos Humanos.

Nuestra juventud está bien preparada política e ideológicamente. Es martiana de corazón y revolucionaria de convicción. Cuántos jóvenes no marcharon en la plaza de la Revolución el 16 de abril y los veremos el Primero de Mayo en plazas y calles levantando sus voces por un mundo mejor, por la libertad de nuestros Cinco compañeros presos injustamente en los Estados Unidos, apoyando el desarrollo y consolidación del nuevo modelo económico cubano, desafiando el bloqueo yanqui y aportando mucho más a la sociedad en el estudio, el trabajo y la defensa”.

Y como un soldado más marchará César, como paradigma para los santacruceños más jóvenes, que formarán un solo frente por la unidad, la productividad y la eficiencia.

Santiago SantaCruz
Cortesía para Radio Santa Cruz