Realizan estudio integral del uso de la morera y sus aplicaciones

Especialistas cubanos han desarrollado un estudio integral del uso de la morera (Morus alba) en la mayor de las Antillas y sus aplicaciones en la región, trabajo que ha merecido el Premio Nacional a los resultados de la Investigación Científica conferidos por la Academia de Ciencias de Cuba.

La morera se encuentra entre las especies de árboles y arbustos con buenas características forrajeras para elevar el contenido en proteínas y la digestibilidad de los pastos, y sobresale por su alta capacidad de producción de biomasa.

Entre las aplicaciones determinadas por el equipo de científicos, liderados por la Estación Experimental de Pastos y Forrajes Indio Hatuey, se hallan: la evaluación del germoplasma; el comportamiento agronómico y las condiciones de manejo; la evaluación del potencial nutritivo del follaje fresco y conservado (composición fitoquímica, potencial fermentativo del ensilaje, caracterización nutritiva de la harina y la actividad biológica de los extractos de morera); así como el efecto en la fisiología digestiva y el comportamiento biológico y productivo del ganado alimentado con morera.

En cuanto a los resultados novedosos para América Latina y el Caribe puede mencionarse la caracterización morfo-fisiológicas de las semillas cosechadas y el manejo agronómico de las variedades con leguminosas temporales (Canavalia ensiformis) intercaladas y previamente inoculadas con hongos micorrízicos para reducir las dosis de fertilizantes minerales, determinar la adaptación de la especie a las condiciones edafoclimáticas, recomendar su modo de reproducción y la obtención eficiente de su biomasa comestible.

De igual manera, los conocimientos de la fisiología y el comportamiento productivo de especies monogástricas y rumiantes alimentados con morera; su introducción en empresas cooperativas y fincas agropecuarias del país como fuente alternativa de alimento renovable con propiedades bromatológicas para la sustitución parcial de los concentrados comerciales en la dieta; y la recomendación de los elementos tecnológicos para la producción de ensilaje y harina de morera.

A ello se suman el estudio de las propiedades medicinales de los extractos para sentar las bases como alternativa para enriquecer la dieta animal y humana como suplemento nutricional o nutracéutico.

Los Premios de la Academia de Ciencias de Cuba reconocen los resultados de las investigaciones destacadas y con ello estimulan la creación científica, la visibilidad de la ciencia cubana como parte del patrimonio nacional y universal, así como su aporte al desarrollo socioeconómico del país. Se otorgan desde el año 1990.