La atención al embarazo adolescente, prioridad para la Salud en Camagüey

Camagüey, 5 nov.- En la provincia de Camagüey se reporta este año una tasa de mortalidad infantil de 3,05 fallecidos por cada mil nacidos vivos, menor a la de 2016, pero en mayor número de alumbramientos, aunque persiste el embarazo en la adolescencia como un problema de la natalidad.

El 21 % de los más de seis mil 230 partos atendidos hasta la fecha corresponden a menores de 19 años, lo cual repercute en que también el bajo peso y la prematuridad aumenten, y con ello las afecciones relacionadas.

Según explicó a la ACN la doctora Ivette Prince, jefa del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) en la provincia, a la gestación en edades tempranas se asocian otras complicaciones como la incompetencia de la cérvix en el momento del parto, la inmadurez fetal, la hipertensión, la anemia y otras.

El bajo peso ha crecido este 2017, si hasta octubre de 2016 se presentaron 266 casos, ya se superaron los 300, con lo cual también se manifiesta el aumento de enfermedades como las respiratorias en estos meses del año, por la fragilidad de esos bebés, acotó la funcionaria.

Las adolescentes deben comprender que con un embarazo para el cual no están preparadas, no solo afectan su desarrollo personal, sino también la calidad de vida futura de su propio hijo, pues si presenta prematuridad u otras complicaciones, estará más vulnerable a padecimientos durante su vida adulta, añadió la galena.

Aunque Cuba se encuentra entre las naciones de América Latina y el Caribe con menos embarazos en menores de 19 años, según un estudio del Fondo de Población de las Naciones Unidas publicado por la web de CNN en Español, las cifras preocupan a los especialistas.

El trabajo de educación sexual en las escuelas, pero sobre todo en las familias, debe ser más abierto, pues todavía existen muchos tabúes al hablar de sexualidad, relaciones sexuales, métodos anticonceptivos y embarazo planificado, consideró la responsable del PAMI en Camagüey.

Además del embarazo en la adolescencia, otras causas que repercuten en el bajo peso y afectan la salud neonatal son la incompetencia cervical por abortos anteriores, el síndrome de flujo vaginal por relaciones desprotegidas, el incorrecto seguimiento prenatal y los hábitos de fumar y beber.

La labor de la atención primaria de salud es vital para revertir esa situación, pero también la responsabilidad de las embarazadas y la familia, que deben asumir esa etapa de la vida con una alta responsabilidad y compromiso. (ACN) (Foto: Archivo)