Inmortales Comandantes conviven en la memoria de los cubanos

Santa Cruz del Sur, 12 Oct.-  Se conocieron en los preparativos. México los hermanó más allá del compromiso. Las presentaciones revolucionarias tuvieron un intermediario, a Fidel, el líder que supo juntar  voluntades, también, desde el exilio.

Llegado el momento preciso el propósito sería llegar a la Sierra Maestra en el oriente de la Isla, aunque él  y sus compañeros de lucha se convirtieran en héroes o mártires.

La hermandad combativa surgió desde la tierra azteca entre Ernesto Guevara de la Serna y Camilo Cienfuegos Gorriarán. Este último tiempo después, por sus hazañas, fue  bautizado por el pueblo como el Señor de la Vanguardia.

Al primero, pleno de méritos combativos en Cuba y en las tierras que requirieron de sus modestos esfuerzos, se le otorgó la digna condición de Guerrillero Heroico.

Escuelas, fábricas, centros de trabajo, instituciones de Salud Pública y cooperativas de producción agropecuarias (CPA), Comités de Defensa de la Revolución (CDR), llevan los nombres de los íntegros barbudos, lo que dignifica a sus integrantes, activos conscientes de la importancia de la ejemplaridad, la eficiencia, el cumplimiento del deber.

Inmortales conviven los Comandantes Che y Camilo en la memoria de cada cubano, en la historia del yate Granma, en la alegría de aquel imprescindible 1ro de enero de 1959. ¡Hasta la victoria siempre!, es el grito eufórico de los caídos en la contienda.

Ellos continuarán alzando los brazos para defender la enseña nacional aunque  desecha quedara en menudos pedazos.