Gobernador de Puerto Rico pide la renuncia a su gabinete sin fecha

San Juan, 10 nov .- El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, aparentemente abrumado por las críticas a su administración ante el manejo de la crisis del huracán María, solicitó este jueves la dimisión de su gabinete, que firmó una carta sin fecha.

 

La acción se produjo durante una reunión convocada en La Fortaleza, mansión ejecutiva, en la que Rosselló Nevares exigió entrega total en el trabajo que tienen ante sí para la recuperación de Puerto Rico, a 50 días de que el huracán María devastara a la Isla.

El mandatario puertorriqueño manifestó que el gobierno tiene que ofrecer sus servicios de forma ordinaria, dejar atrás las interrupciones de la emergencia ocasionada por el ciclón, por lo que pidió a los funcionarios que firmaran una carta de renuncia sin fecha determinada.

‘Todos los que somos parte de (esta) administración estamos prestos al escrutinio del pueblo y a trabajar incansablemente para que Puerto Rico se recupere’, dijo el ministro de la Gobernación, William Villafañe, al divulgar el paso tomado.

Agregó, en tono determinante en referencia a una veintena de altos cargos, que aquel que no esté dispuesto a realizar ese trabajo no puede estar aquí, en el gabinete constitucional de Puerto Rico y otros puestos de confianza.

Villafañe expuso que el gobernador Rosselló Nevares trabaja día a día para sacar a Puerto Rico adelante y lo menos que se espera de sus funcionarios es el mismo compromiso.

‘Definitivamente aquí no hay espacio para distracciones ni excusas; el que no cumpla con los retos no puede estar aquí’, reiteró el ministro de la Gobernación.

El gobierno de Rosselló Nevares recibió el aplauso de amplios sectores del país previo al paso de los huracanes Irma, primero, y dos semanas después María, por la forma en que se alertó ala población.

Mas, a 50 días de la devastación ocasionada por el ciclón María a Puerto Rico, las críticas se han generalizado porque, más allá de la consigna ‘Puerto Rico se levanta’, ni siquiera el sistema eléctrico se ha logrado restablecer, mientras cientos de negocios siguen sin operar y el desempleo se ha generalizado.

A esta situación se unen los visos de corrupción en la concesión de contratos multimillonarios a allegados al oficialista Partido Nuevo Progresista (PNP) o a empresas como la estadounidense Whitefish Energy, que logró un acuerdo de 300 millones de dólares para restaurar el sistema de la estatal Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), mientras se rechazaba el trabajo voluntario de los jubilados en condiciones aptas para aportar.

Además, se rechazó la participación, como es habitual en estos casos, de la asociación que integra a las corporaciones eléctricas públicas de Estados Unidos, bajo el alegato de que no disponían de un anticipo requerido de 27 millones de dólares.

La AEE cuenta con un fondo de emergencia que ronda los 100 millones de dólares, según se ha publicado en distintos medios de comunicación.

En apenas una semana el gobernador Rosselló Nevares ha anunciado la cancelación del contrato con Whitefish Energy y otro con CSA Group, integrado por ‘amigos de la casa’, para certificar las escuelas públicas, que al momento mantiene a la mayoría de los alumnos sin asistir a clases.