Cinco grandes momentos de la música en Cuba durante 2017

La Habana, 29 dic.- El 2017, a pocos días de concluir, deparó varios momentos de singular importancia para la música en Cuba, que sin dudas marcan la historia cultural de la mayor de las Antillas, y, en algunos casos, del resto del mundo.

Sin seguir un orden cronológico, pero sí la categoría del acontecimiento, se lleva las palmas, sin dudas, la jornada de conciertos efectuados en La Habana a propósito de la celebración en la capital de la Isla del Día Internacional del Jazz.

Desde 2012, cada 30 de abril la UNESCO festeja la importancia de esta música en el mundo, y este año eligió a la capital cubana como sede por ser espacio aglutinador de culturas y un centro importante del género.

Por primera vez la celebración de la fecha se extendió a una semana de conciertos y otras actividades, que tuvieron su colofón en la gala efectuada en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso con la participación de grandes jazzistas.

Entre las principales figuras de la velada, que fue transmitida por televisión a todo el orbe, subieron al escenario Herbie Hancock, los pianistas Chucho Valdés y Gonzalo Rubalcaba, el baterista Carl Allen, los saxofonistas Kenny Garrett e Igor Butman, el trompetista Takuya Kuroda, y el guitarrista Marc Antoine, entre otros.

Sin dudas un reconocimiento al jazz cubano, sus exponentes, y sus aportes a un género que se enriqueció sobremanera gracias a las contribuciones musicales de la isla.

El otro gran momento de la música en Cuba durante 2017 también involucra a la Unesco, que reconoció una vez más la riqueza y diversidad musical de la mayor de las Antillas al declarar al Punto cubano como Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

La acertada decisión de la organización fue hecha pública el 6 de diciembre por el Comité intergubernamental de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, que reconoció los valores de una manifestación raigal de la cultura insular, en especial del ámbito rural.

De la mano del jazz llegaron otros dos momentos importantes en el año, los conciertos ofrecidos por Chucho Valdés y Gonzalo Rubalcaba en el Gran Teatro Alicia Alonso en agosto, y los programados en diciembre como preámbulo de la 33 edición del Festival Internacional Jazz Plaza, cita que acontecerá en enero de 2018.

Ambas series de presentaciones fueron organizadas por el Instituto Cubano de la Música en colaboración con otras dependencias del Ministerio de Cultura de Cuba.

Por último, en mayo sesionó la XXI edición de la Feria Internacional Cubadisco 2017, cita dedicada a la trova como género de profundas raíces en la cultura de la isla, a los 150 años del natalicio de Sindo Garay, y a las cinco décadas del Primer Encuentro Internacional de la Canción Protesta.

Al más importante evento de la discografía insular asistieron delegaciones de Venezuela, Brasil, Puerto Rico, Colombia, República Dominica, y otros países; y como es tradicional fue espacio para presentaciones de compactos y otros productos de las casas discográficas nacionales.

También se efectuaron visitas especializadas a esas instituciones, conciertos de artistas extranjeros y del patio, y la entrega de los premios a lo mejor de la discografía nacional, y a personalidades e instituciones de notable trayectoria en el ámbito.

El 2018 se presume activo en materia de música dentro de las fronteras cubanas, por ahora dos momentos de especial significación marcarán el comienzo del año: una nueva edición del Festival Internacional Jazz Plaza en enero, cita que será inaugurada por el maestro Chucho Valdés; y sendos conciertos, entre otros, el que ofrecerá el famoso cantante mexicano Armando Manzanero.