África más allá del ébola

África más allá del ébolaEl continente africano pocas ve­ces figura en las noticias de los grandes medios de comunicación occidentales. Ello solo ocurre si la in­formación se relaciona con un brote epidémico o una situación terrorista que amenace a Estados Unidos o algunos otros países ricos, estrechos aliados suyos. El reciente brote de ébola en el África occidental se ha convertido en una de esas excepciones que ponen al continente en el mapa de los grandes medios corporativos de información.

“Está claro que debemos preocuparnos por el brote de ébola, pero no tanto por la amenaza que pue­de suponer para Occidente, sino por lo que revela acerca del estado actual del sistema sanitario en África y sobre los muy limitados recursos de que se dispone en todo el mundo para enfrentar la situación”, ha reconocido Adam Levine, profesor asistente de la universidad estadounidense de Brown, que colabora ac­tualmente en Ruanda como consejero clínico para emergencias y cuidados postraumáticos, en un artículo que estimo enjundioso y oportuno, sobre todo por quien lo emite.

“Dejen de preocuparse por el ébola y empiecen a preocuparse de lo que significa” (Stop Worrying About Ebola and Start Worrying About What it Means) titula el doctor Levine su trabajo, publicado el 13 de agosto por el diario digital neoyorquino The Huffington Post.

“Tristemente, los medios occidentales ignoran el contexto de abandono de la salubridad pública y las in­creíbles desigualdades que existen en el mundo que están en su origen”, hace notar Levine.

“Los dos últimos estadounidenses infectados en Liberia están mejorando, no porque recibieran un sue­ro mágico, sino por la atención médica recibida y su rápida evacuación a hospitales modernos con instalaciones de cuidados intensivos”.

La tasa de mortalidad a causa de todas las enfermedades, desde la neumonía hasta los ataques de corazón pasando por el cáncer y los accidentes de tráfico, es más alta en el África subsahariana que en cualquier hospital occidental. Pero la po­sibilidad de morir a causa de cualquier enfermedad en este mundo, el ébola incluido, tiene mucho que ver con la geografía.

Según el galeno norteamericano, existen varios tratamientos efectivos para el ébola que pueden ayudar a las personas que pasan por las peores fases de la enfermedad e incrementar sus posibilidades de supervivencia, como la reanimación me­diante fluidos intravenosos, glóbulos rojos, pla­quetas, sustancias coagulantes pa­ra evitar las hemorragias, antibióticos para tratar las in­fecciones bacterianas más comunes, oxígeno, etc. Ade­más, un equipamiento de diagnóstico moderno pue­de ayudar a médicos y enfermeros a seguir las constantes vitales para controlar a los pacientes en caso de complicación.

Levine asegura que el ébola no es la enfermedad más contagiosa que se conoce, se contagia solo por contacto físico, especialmente por los fluidos corporales, no se transmite por el aire ni por aerosoles, lo que la hace menos contagiosa que otras enfermedades transmisoras, como el sarampión, la varicela, la tuberculosis o incluso la gripe.

En los seis meses en que el ébola ha matado unos mil niños y adultos en el África subsahariana, en la re­gión han muerto 298 mil niños de neumonía, 193 mil de diarrea, 288 mil personas de malaria y 428 mil por lesiones, incluyendo en accidentes de tráfico.

Opina el experto que un mejor acceso a servicios de urgencias y cuidados intensivos ayudaría a salvar a los pacientes de ébola y también a los afectados por los más letales problemas antes citados.

En África Occidental, el ébola se ha extendido rápidamente debido a la falta de medidas básicas sanitarias en hospitales públicos y clínicas con equipamiento precario. Muchos cen­­tros carecen de productos tan ne­cesarios y básicos como guantes y batas, y en muchos otros escasea el agua o el alcohol, imprescindibles para la higiene.

La verdadera tragedia del brote de ébola es que la mayoría de los africanos no tiene acceso a los medicamentos, instalaciones y profesionales de los que disponemos en Occi­dente desde hace décadas, y que po­drían haber evitado el descontrol de la epidemia, dice Levine.

Tristemente, las compañías farmacéuticas no suelen estar dispuestas a invertir en investigaciones para prevenir o tratar enfermedades que solo afectan a gente pobre, ya que obtendrían pocos (o ningún) bene­ficios.

Es obvio que el profesor Adam Levine jamás aprobaría ser cómplice de la idea de que la Agencia de Es­tados Unidos para el Desarrollo In­ternacional, USAID, con la que aho­ra él colabora en África en tareas hu­manitarias, dedique cuantiosos fondos aportados por los contribuyentes estadounidenses para ob­jetivos plausibles, a otros propósitos tan in­sen­­sa­tos como la promoción de la subversión y el “cambio de régimen” en na­ciones pobres cuyos go­biernos Wa­­shington considera in­­con­ve­nien­tes. (Tomado de Granma) (Foto: Archivo)