Martí: Símbolo de todos los tiempos

Martí: Símbolo de todos los tiemposCon el nacimiento de José Martí, el 28 de enero de 1853, la Patria contaría con uno de sus más fieles hijos.  Tuvo a su tierra como inspiración de sus pesares y sus sueños más queridos.
  
El niño se hizo joven y junto a su precoz madurez se consolidaron también sus ideales independentistas, de aversión a la esclavitud, y su amor infinito a la Patria, sentimientos que lo llevaron a conocer y sufrir desde adolescente las vicisitudes del presidio y las nostalgias del destierro.
  
Maestro lo han nombrado y hay hasta quienes lo consideran un profeta por sus predicciones reflexivas, que han trascendido por más de un siglo hasta nuestros días.
  
Este pensador revolucionario, con la elocuencia y poder de sus palabras, fue capaz de aunar voluntades y levantar un pueblo en armas.
  
Estuvo siempre del lado de los desposeídos y junto a ellos echó su suerte. No lo limitó ser un hombre de letras; su espíritu libertario lo condujo a ser partícipe también de la trinchera armada.
  
El aciago 19 de mayo de 1895, en la contienda contra tropas colonialistas españolas, por la emancipación de su amada Isla, fue ultimado a balazos en Dos Ríos, de cara al sol, como dijo que quería morir en uno de sus versos.
  
Quedó por siempre en la memoria de su pueblo y recibe ahora el homenaje a 158 años de su natalicio y casi 116 de su caída en combate.
  
Fue José Martí,  Apóstol de la Independencia Cubana, orador latinoamericanista, antiimperialista, y organizador de la Guerra Necesaria, iniciada el 24 de febrero de 1895 con el Grito de Baire. (Por Yaymara Villaverde Marcé, AIN)