Estadounideses se interesan por efectos del bloqueo a Cuba

La Habana, 21 oct. -Periodistas y representantes de Organizaciones No Gubernamentales e instituciones de Estados Unidos, se interesaron hoy por las consecuencias del bloqueo del gobierno de ese país sobre Cuba, política que es el principal obstáculo para la normalización de los nexos bilaterales.

A través de una videoconferencia que enlazó a la Cancillería de la Isla con la Sección de Intereses de La Habana en Washington, los participantes conocieron sobre las afectaciones de esa criminal política en sectores como educación, salud y cultura, explicadas por directivos y especialistas.
   
Tales medidas unilaterales dañan a todos los cubanos, pero perjudican de manera especialmente dolorosa a la población más vulnerable, afirmó Esther María La O Ochoa, directora de la Escuela Especial Solidaridad con Panamá, dedicada a la atención a niños con discapacidades.
   
A pesar de la voluntad del Estado cubano por dotar de los recursos necesarios a este tipo de centros, “algo que no han podido bloquear”, el plantel sufre el déficit de sillas de ruedas, medios de enseñanza, dispositivos para el acceso de alumnos a la informática y transporte especializado, entre otras carencias.
   
El 95 por ciento de los pupilos de la “Solidaridad con Panamá” necesitan moverse mediante sillas de ruedas, y 10 de ellos sufren de distrofia muscular progresiva, puntualizó La O Ochoa.
   
Las medidas unilaterales de Washington también afectan a los pacientes de enfermedades oncológicas, las que constituyen la primera causa de muerte en la Isla, e impiden que el pueblo norteamericano se beneficie de productos farmacológicos cubanos, como el Heberprot-P (para el tratamiento del Pie Diabético).
   
A manera de ejemplo, Lorenzo Anasagasti, vicedirector de Investigaciones del Instituto de Oncología, explicó que durante el año precedente, la obsesión persecutoria de la administración estadounidense complicó la adquisición de equipos y sistemas de radioterapia, lo cual retrasó por seis meses el tratamiento de 120 pacientes.
   
Desde Washington, Mavis Anderson, directora asociada del Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos, que reúne a 60 instituciones académicas y religiosas norteamericanas, llamó hoy al Presidente Barack Obama a usar sus prerrogativas para mejorar las relaciones EE.UU.-Cuba.
   
Muchos sectores de la sociedad estadounidense apoyan la normalización de los nexos entre ambas naciones, aseguró la activista de derechos humanos, la justicia, la paz y el desarrollo sustentable en Latinoamérica.
   
Anderson opinó que la llamada “flexibilización” de las medidas de bloqueo no resulta suficiente, y reclamó acciones concretas para comenzar a desmontar la errada política con que varias administraciones norteamericanas han pretendido subvertir el proyecto cubano.
   
Entre esas acciones, mencionó la eliminación de Cuba de la espuria lista de países que patrocinan el terrorismo, la supresión de obstáculos para las visitas de norteamericanos a la nación caribeña, y efectuar conversaciones al más alto nivel para tratar asuntos de interés común.
   
El próximo 29 de octubre se someterá a votación en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas la resolución Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.
   
Esa política de hostigamiento de Washington fue rechazada el pasado año en la ONU por 188 países.(AIN)