INCA: la ciencia toca la tierra

El Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA), perteneciente al Ministerio de Educación Superior, cumple el próximo septiembre su aniversario 43 y materializa la misión de su fundador, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, de ser un centro al servicio de la agricultura cubana.

La institución tiene el compromiso con la formación de profesionales altamente competentes en sus respectivas especialidades y que contribuyan con sus investigaciones a obtener mayores producciones agrícolas en sustitución de las costosas importaciones.
  
Esta entidad forma parte del complejo científico docente de la Universidad Agraria Fructuoso Rodríguez, la cual integran, además, el Instituto de Ciencia Animal (ICA) y el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (Censa), ubicados en San José de las Lajas, capital de la joven provincia Mayabeque.
  
Las tareas de la institución, que cuenta con más de 400 trabajadores, el 62 por ciento profesionales y técnicos, se enmarcan en la generalización y transferencia de conocimientos actualizados, tecnologías integrales, nuevos productos en biotecnología, ciencia vegetal y sistemas sostenibles, todos encaminados a la elevación de la producción agroalimentaria.
  
Las líneas fundamentales de investigación son: mejoramiento genético para la agricultura bajo condiciones de estrés; caracterización y manejo de microorganismos rizosféricos en sistemas agrícolas y su relación con la nutrición de las plantas; el empleo de productos bioactivos en el incremento de la productividad y la tolerancia a enfermedades, así como el empleo de sistemas agrícolas locales sostenibles y ecológicamente viables.
  
Entre los principales productos del INCA están las semillas de arroz, papa, tomate, soya y habichuela, variedades adaptadas a las condiciones tropicales y subtropicales.        

Cuentan con el Ecomic, fertilizante biológico de alta eficiencia en la absorción de nutrientes del suelo; el azofert, producto basado en rizobacterias fijadoras de nitrógeno y estimuladores de crecimiento vegetal y el Pectimof, estimulador del crecimiento vegetal.
  
Las tecnologías desarrolladas por sus investigadores están dirigidas a la producción de diferentes vegetales en sistemas de agricultura sostenible, organopónicos y huertos intensivos; la micropropagación con bajos insumos; utilización de residuales en el fertirriego y las producciones de materias orgánicas y biofertilizante.
  
Brindan servicios científico-técnicos relacionados con el quehacer investigativo de la institución. En sus más de cuatro décadas de existencia, el INCA ha mantenido ascendente colaboración internacional con instituciones agrícolas y universidades de América Latina, Europa y Asia.
  
Sin embargo, su mayor mérito está en el decisivo aporte brindado al desarrollo agrícola local, al poner en manos de los productores, a pie de surco, los resultados de la institución, que no son pocos.(AIN)