Cuba sobresale en índices de Educación para Todos, según UNESCO

Cuba sobresale en índices de Educación para Todos, según UNESCO La Habana, 17 oct .- Cuba ostenta el lugar 16 entre 120 naciones y encabeza a Latinoamérica y el Caribe según el Índice de Desarrollo de la Educación para Todos, informó aquí Herman van Hooff, director de la oficina de la UNESCO para esa región.

En su presentación del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos, Van Hooff destacó la posición de Cuba en una relación encabezada por naciones desarrolladas como Japón, Suecia, Noruega y Reino Unido, y señaló que la isla aventaja incluso a Estados Unidos, que está en el puesto 25.

De acuerdo con el documento, secundan a Cuba en la región Aruba (40) y Argentina (43); en tanto, Venezuela y Bolivia -países que reciben colaboración cubana en el sector educacional- se ubican en los puestos 58 y 74, respectivamente.

El informe refiere que la media del gasto público en educación en Latinoamérica y el Caribe es de 4,1 por ciento con respecto al Producto Nacional Bruto (PNB).

Esta oscila -indica- en algunos de los países más importantes entre tres por ciento en Uruguay, 6,6 en Bolivia y 9,3 en Cuba, lo que refleja "tanto los distintos niveles de desarrollo económico" como "diversos grados de compromiso" con los programas educacionales.

El Informe de Seguimiento de la Educación para Todos 2012 denuncia la existencia de 61 millones de niños en todo el mundo sin enseñanza primaria, el 47 por ciento de los cuales jamás la recibirá.

A pesar del avance en algunos índices educacionales a nivel mundial durante los primeros años del siglo XXI, el documento refiere el estancamiento de esta progresión en el último lustro y la situación extrema de regiones como África Subsahariana y Asia Meridional.

La pobreza -asegura- es la principal causa de la pauperización de la enseñanza en todo el orbe.

En este sentido, la UNESCO señala el incumplimiento del compromiso de financiamiento asumido en 2005 por los países más desarrollados del mundo durante la Cumbre del G-8 en Escocia, Reino Unido.

Esta décima edición del informe, hace énfasis asimismo en la necesidad de proveer a las nuevas generaciones de diversas competencias -básicas, transferibles y técnico-profesionales- para encarar el porvenir.

Tal derecho aseguraría a los jóvenes la preparación imprescindible para obtener un empleo digno y participar plenamente en la sociedad del futuro, indicó van Hooff. (PL)