Volvería a trabajar, si así puedo serle útil a la Revolución Cubana

Santa Cruz del Sur, 1ro sept.- Para lograr el pleno dominio de la reparación de motores de los navíos de la Empresa Pesquera Industrial Sureña (EPISUR) de este territorio santacruceño, Alejandro Bosé Martínez dio los primeros pasos como ayudante. El afanoso interés de este lugareño fue su herramienta más importante.

Mucho le debo a Carlos Sosa, Carlos Rodríguez, Belarmino Betancourt, Alberto Varona y muchos otros compañeros. Sus orientaciones técnicas me permitieron aprender el arreglo de esos grandes motores; trabajo que desconocía totalmente”, manifestó agradecido.

El entrevistado declaró que antes de laborar en EPISUIR fue jugador de fútbol del equipo municipal de Santa Cruz del Sur.

A ese deporte le dediqué varios años de mi adolescencia y juventud, hasta que decidí comenzar a trabajar en un oficio que desde el inicio me gustó”.

En distintos momentos Alejandro fue evaluado por personal calificado hasta merecer la categoría de mecánico naval A y de astillero.

Tuve la oportunidad de recibir cursos en La Habana y en el municipio de Batabanó, sirviéndome de gran ayuda, por ejemplo, en los motores Volvo”.

Recalcó las buenas relaciones laborales que siempre mantuvo con los mecánicos navales de la Empresa Pesquera santacruceña.

Los quise como si fueran mis hermanos. Nos ayudábamos unos a otros en cualquier situación familiar o de trabajo”, indicó.

El santacruceño Alejandro Bosé Martínez, a pesar de estar jubilado hace más de un año, afirmó estar dispuesto a retornar al quehacer de mecánico naval A y de astillero si los directivos de la entidad necesitaran de su apoyo, pues todavía, consideró, puede serle útil a la Revolución Cubana en esa tarea.