Villa Clara por la seguridad alimentaria sostenible

Santa Clara, 6 dic.- El proyecto Fortalecimiento de Políticas para la Seguridad Alimentaria Sostenible en Cuba (POSAS) –financiado por la Unión Europea e implementado en seis municipios de la región central de la Isla– ya muestra resultados extensibles en una docena de mercados de Villa Clara.

Bajo la asistencia técnica de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Ministerio de la Agricultura (MINAG), POSAS busca contribuir al autoabastecimiento alimentario en localidades del territorio (Santa Clara, Placetas y Remedios), así como en Sancti Spíritus, Yaguajay y Taguasco de la provincia de Sancti Spíritus.

Islien Meneses Zamora, coordinador del proyecto en Villa Clara, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que POSAS pretende apoyar la capacidad de gestión para la toma de decisiones y la formulación de políticas del sector agroalimentario; al tiempo que fortalece la estrategia de género y la atención a las comunidades.

Foto: Carlos Torres

A partir de los aportes del proyecto, se trabaja en la instauración de establecimientos de nuevo tipo, donde se comercializan los productos traídos directamente desde el campo, sin intermediarios, y con condiciones para clima apropiadas, que garanticen su calidad e inocuidad, explicó Dimitri Alfonso Pino, comercial de la minindustria Cubanacán, perteneciente a la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) Ramón Pando Ferrer y que abastece mercados beneficiados por POSAS en Santa Clara.

Hemos recibido triciclos eléctricos y cajas plásticas para la transportación de la mercancía, balanzas digitales, exhibidores de carne y vegetales, máquinas de jugo, y se ha logrado la climatización de centros de elaboración, por ejemplo, en el mercado La Toronja de la urbe capital provincial, destacó.

El objetivo fundamental, precisó, es brindar un buen servicio a la población, y lograr mayor cercanía y acceso a alimentos de calidad.

Resaltó, además, que la adquisición de los triciclos no solo les ha permitido la transportación de los productos a los diferentes puntos de venta, sino que también han podido acercarlos a los hogares de aquellas personas en situación de vulnerabilidad.

Foto: Carlos Torres

Para Esperanza González Pérez y Regla Jiménez Pedraza, dependientas del mercado La Toronja, el proyecto ha representado una oportunidad de empleo con mejor remuneración y confort.

Según Jiménez Pedraza, la mercancía nunca falta y se distingue por su calidad y precios más económicos, una ventaja, fundamentalmente, para los pobladores del consejo popular Centro, donde reside un gran número de ancianos.

Por su parte, la santaclareña Deisy Moré Rodríguez transita cada semana varias calles de la ciudad para llegar a La Toronja, asegura que le queda bastante distante de su casa, pero encuentra alimentos óptimos y buenos precios.

Este tipo de mercados debería extenderse a cada barrio; pues poseen confort, diversidad, higiene y buen trato, expresó.

Otro ejemplo de la comercialización impulsada por POSAS se encuentra en la comunidad de Tahón en el municipio de Remedios, donde se abastece diariamente un mercado-cafetería con alrededor de cinco quintales de arroz (para su venta regulada de cinco libras por persona), la carne de dos cerdos y dos carneros, frutas, viandas y vegetales, procedentes de la finca La Veguita del productor Noel Rolando Benítez Fernández.

Benítez Fernández explicó que actualmente mantienen una venta estable en una comunidad de alrededor de 800 habitantes, donde ya se puede hablar de soberanía alimentaria, no reflejada en papeles y estadísticas, sino en los resultados palpados por el pueblo.

Hoy contamos con tecnología de punta para la protección de la mercancía; tenemos tres áreas: una para venta y procesamiento de carne, otra para la comercialización de cultivos varios, y una tercera de cafetería donde, además de los jugos, comenzaremos a expender próximamente dulces de frutas y otros productos elaborados, resaltó.

Todo lo que poseemos, concluyó, ha sido un logro de la Revolución y de estos proyectos, y hay que aprovechar y extender estas iniciativas que nos vuelven creíbles ante el pueblo.

Para Indira Suset Alonso Rojas y Betsabel Rodríguez Hernández, administradora y dependiente del mercado, respectivamente, este proyecto ha significado la posibilidad de obtener empleo sin tener que desplazarse fuera de la comunidad, y alejarse de la casa y los hijos.

Además, estas dos jóvenes mujeres refieren que les gusta lo que hacen y se sienten muy bien remuneradas y atendidas como trabajadoras.

POSAS también se ha caracterizado por el beneficio a las delegaciones municipales de la agricultura en los municipios implicados, a partir del remozamiento de varias oficinas, la instalación de equipamiento y mobiliario, y la creación de aulas de capacitación, comentó Alexei Rodríguez Alonso, coordinador del proyecto en Remedios.

Iniciado en el año 2019 y con fecha de culminación prevista para 2025, Fortalecimiento de Políticas para la Seguridad Alimentaria Sostenible en Cuba forma parte del programa país Apoyo estratégico a la seguridad alimentaria sostenible en Cuba.

En medio de las múltiples transformaciones en el sistema económico y social de la Isla, se busca afrontar los efectos de la Covid-19, sobre la base de la ciencia, la tecnología y la innovación, donde el autoabastecimiento municipal deviene clave para alcanzar la soberanía, y seguridad alimentaria y nutricional de la población. (Tomado de la Agencia Cubana de Noticias)