Santacruceño artista aficionado de teatro anhela volver al escenario  

Octubre 2021.- De la voz le brota entonación muy peculiar al hablar de las actuaciones teatrales durante la etapa de estudiante en la enseñanza primaria. El bienestar le reboza el rostro de nítidos matices.

Desde el preescolar Ray Ramos Alfaro fue escogido por la maestra del grado para declamar sencillos poemas en los matutinos especiales de la escuela Ignacio Agramonte del territorio.

“En mis primeras presentaciones me ponía un poquito nervioso, pero con el paso del tiempo todo eso desapareció. Los aplausos de mis compañeritos de estudio representaban para mí un gran estímulo.

Esa gratificante respuesta me incrementó el amor por las demás manifestaciones del teatro que más tarde ejecuté”, expuso risueño.

Cuando cursaba el sexto grado ya el bisoño artista era muy reconocido a nivel del mencionado plantel por educadores y estudiantes.

“El día que fui seleccionado por mi maestra, señaló, para interpretar la narración oral El arriero y el eco, la instructora de arte Iraida Batueca se encontraba de casualidad entre los espectadores.

Ella se acercó luego a mí y me preguntó si deseaba formar parte del grupo de teatro de la Casa de la Cultura Olga Alonso. Le respondí que sí. Cada tarde al terminar las clases iba a la institución a ensayar la obra en la que me era asignado un personaje”.

Su compañera de grado Maylín Lamas se convirtió en la pareja de actuación de Ray en muchos momentos, tanto en la Ignacio Agramonte, como en actividades realizadas en la pista central y el verano.

“Por ejemplo diciendo dicharachos, también en la versión libre que la profe Iraida Batueca hizo de El Camarón encantado. Yo interpretaba a Loppi, Maylín un hada madrina y otra compañerita a Masicas. Lo disfrutamos mucho”, puntualizó.

Texto y foto de Raúl Reyes Rodríguez, tomado del perfil de Cultura de Santa Cruz del Sur en Facebook