Programa Materno Infantil, prioridad en Santa Cruz del Sur

Santa Cruz del Sur, 13 jun.- El seguimiento a las embarazadas consideradas de alto riesgo y la efectiva implementación de la genética médica, constituyen prioridades del Programa Materno Infantil (PAMI) que garantiza la atención integral a la madre y al niño.

Todo esto ha contribuido a alcanzar indicadores que se encuentran por encima de los países del primer mundo, pese al bloqueo de Estados Unidos contra la isla.

Las mujeres cubanas han acompañado cambios en muchos lugares del mundo, sus luchas y saber han favorecido la visión de la salud sexual y reproductiva. Asimismo, han impulsado la integración y la equidad de género en los diferentes países de la región.

Aunque el contexto actual en Cuba está afectado por difíciles condiciones económicas, la política cubana hace que el papel del Estado esté encaminado a lograr el desarrollo social y la búsqueda constante de mejorar el nivel de vida de la población, con énfasis en la Salud.

El propósito del Programa Materno Infantil es contribuir a elevar el bienestar de las comunidades mediante acciones de prevención, promoción, protección y recuperación de la salud.

Por ello existe un conjunto de acciones, actividades y subprogramas que apoyan al mismo. Más allá de cifras e indicadores, los resultados del PAMI en Cuba definen la vida y también el futuro del país.

El Gobierno cubano concede a este vital asunto total prioridad, para lograr cada vez un mejor desempeño. En medio de la crisis generada por la pandemia y del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos impone a Cuba, el Programa Materno Infantil garantiza el seguimiento a las embarazadas, la atención prenatal y extrema la prevención ante el virus de la COVID-19, tanto para pacientes como para los trabajadores de la Salud.

Por: Sadya Muslay Hernández

Foto: INTERNET