Pinareños por conquistar el Olimpo

Pinar del Río, 16 jul.- La antorcha olímpica, estandarte de los juegos deportivos más importantes que hayan existido, ya recorre el mundo en busca de su destino final: Río de Janeiro, sede de la magna cita este 2016.

Mientras esto sucede, los atletas pinareños que pugnarán por las medallas en la Ciudad Maravillosa ultiman detalles en la preparación con el fin de situar a la provincia en la vanguardia a nivel nacional, así como en puestos de cabecera en comparación con la mayoría de los países de la región.

Los vueltabajeros integrantes de la comitiva cubana poseen calidad para realizar un buen papel en tierras cariocas, e incluso, algunos de ellos son serios aspirantes a escalar al podio de premiaciones.

Tal es el caso del pentacampeón mundial y bicampeón olímpico, el luchador Mijaín López, quien subirá al colchón con el único propósito de refrendar su primacía de Londres 2012 y devolver a las autoridades y pueblo en general la confianza depositada en él para portar la bandera cubana por tercera ocasión consecutiva en estas lides.

No le será fácil, puesto que en los últimos años el turco R?za Kayaalp ha mejorado su condición técnica, y logró arrancarle a Mijaín más de una victoria en eventos de envergadura.

Sin embargo, el emblemático gladiador- oriundo del poblado de Herradura, en el municipio de Consolación del Sur-, cuenta en su repertorio con un arsenal técnico y una condición física única entre los competidores de 130 kilogramos (kg) de la greco.

Otro luchador -este del estilo libre- que pujará por un metal en la urbe brasileña será Liván López, de los 66 kg, quien también cuenta con varias medallas a nivel mundial, y su inolvidable bronce olímpico en la capital londinense, cuando faltando solo segundos para quedar fuera del podio, logró una proyección espectacular que demostró su coraje en momentos de tensión.

Entretanto, el tercer gladiador de la más occidental de las provincias con cupo asegurado a Río es Yasmani Lugo, de la división de 98 kg estilo greco, quien exhibe en su aval el título panamericano de Toronto en 2015 y envidiables condiciones físicas que hacen presagiar una buena actuación.

El atletismo constituye otro deporte donde pudiera “caer” un metal áureo, toda vez que la garrochista Yarisley Silva muestra credenciales para atrapar el galardón que se le escapó en tierras británicas.

Yarisley ha madurado en estos cuatro años y su estabilidad sobre los 4,80 metros (m) augura un buen resultado, aun cuando deba enfrentar a atletas de calibre como la estadounidense Jennifer Suhr y la local Fabiana Muller, y se esté a la espera del dictamen sobre la laureada Yelena Isinbayeva, afectada por el escándalo de dopaje que envuelve a la Federación de Atletismo rusa.

También en el atletismo resalta el regreso a las pistas de Yarelis Barrios, quien competirá en Río luego de atravesar un período de más de un año inactiva a causa de su maternidad. Ya en su regreso ha logrado disparos por encima de los 62 m.

Yarelis, ahora bajo la égida de la recordista nacional Hilda Elisa Ramos, declaró tras su regreso que se sentía en condiciones de realizar un buen papel en Río, y continuará luego su preparación con el fin de participar en el Mundial de 2017.

Aun cuando no es la misma de antes, esta vueltabajera, que con sus largos disparos de más de 65 m alcanzó un sinnúmero de medallas en escenarios importantes, aprovechará su experiencia y gen competitivo, pese a que rivales como la croata Sandra Perkovic y su coterránea villaclareña Denia Caballero parezcan invencibles.

Yordani García, en la prueba del decatlón, intentará a su vez incluirse en el cuadro de finalistas de esta extenuante prueba donde participará junto al holguinero Leonel Suárez, medallista mundial y olímpico en un deporte ampliamente dominado por el estadounidense Ashton Eaton.

Por su parte, Liadagmis Povea intentará refrendar las grandes actuaciones de las triplistas cubanas, aunque para ello deberá superar su marca personal de 14.56 m, lograda este mismo año.

El remo tendrá igualmente representación vueltabajera en la cita bajo los cinco aros, con la minera Yislena Hernández y el guanero Liosbel Lázaro Hernández Lazaga, quienes ya poseen un gran mérito con su presencia en la Ciudad Maravillosa, pero aspiran a materializar una actuación por encima de los pronósticos pre competencia.

Por último, dos serán los púgiles pinareños que integren el conocido “buque insignia” de la delegación cubana: los campeones mundiales Lázaro Álvarez y Roniel Iglesias, serios candidatos aceñirse la corona en predios sudamericanos.

Hablar de las opciones de Lazarito y Roniel sería “llover sobre lo mojado” pues toda Cuba espera de ellos una medalla, y un resultado inferior a este constituiría un fracaso para los talentosos boxeadores formados en la tierra de los actuales campeones de la Serie Nacional de Boxeo.

La gran fiesta multideportiva toca a nuestras puertas y, alejados del ajetreo que vive Brasil por estos días, los deportistas pinareños se alistan, sabedores de que tienen la gloria al alcance de la mano. (Por Eduardo Grenier, estudiante de periodismo, ACN)