Pescadores santacruceños comprometidos en capturar 200 toneladas de especies de escama

Continuo es el ajetreo en la Federación de Pesca Comercial Privada de Santa Cruz del Sur. En el área conocida como la dársena, botes perteneciente a la categoría lista quinta, que agrupa los pescadores privados, las tripulaciones están íntimamente ligadas al mar, dedicados fundamentalmente a la captura de especies como serrucho, sierra, pargo, biajaiba y cubera.

Gilberto Lugones Guerra,(alias Liseta, recorre a diario, por su cargo de presidente de la alianza de pescadores, el sitio de la bahía santacruceña, conocida como “Cañada” ubicada en la comunidad de La Playa, donde atracan las embarcaciones, una vez hechas las entregas a la Empresa Pesquera e Industrial Sureña (EPISUR).

“Tenemos 476 trabajadores contratados con EPISUR que laboran en 101 botes. El pasado año el plan a capturar para esa empresa fue de 90 toneladas, sin embargo pudimos totalizar 147. Desde hace varios años venimos sobrecumpliendo lo convenido”, afirmó el funcionario.

Tanto las reparaciones previstas de los pequeños y medianos navíos, como las roturas imprevistas de alguna de las partes de su estructura de madera o piezas del motor, son cometidas con prontitud por los hombres responsables de los importantes medios en la actividad económica local.

A pesar de las dificultades con las artes de pesca, los integrantes de la Federación de Pesca Comercial Privada en Santa Cruz del Sur tienen el objetivo de llegar a las 200 toneladas de las especies de escama antes de finalizar el 2022, según lo confirmó Lugones Guerra, su presidente.