Nuevo protocolo para inducir el parto

Cienfuegos, 19 jun.-Un nuevo protocolo instaura Cuba para inducir el parto en las provincias de La Habana, Santiago de Cuba y Cienfuegos, con beneficios para las embarazadas mediante las tabletas vaginales Misoprostol, de 25 microgramos, medicamento importado de España.

Se aplica con el consentimiento de las pacientes, de más de 37 semanas, y permite la dilatación del cuello maduro y la expulsión del feto que esté a término, y no pese más de 4000 gramos, explica el Doctor Luis Alberto Rodríguez, Vicedirector del Hospital Materno Gustavo Aldereguía Lima.

“La importancia del medicamento, dice, son los beneficios que le proporciona, en este caso a la madre, en el momento del comienzo del trabajo de parto, el cual se acorta. El Misoprostol lo colocan especialistas en la vagina alrededor del cuello del útero de las pacientes”.

“Este medicamento hace un efecto al nivel del cuello, apunta, provoca la dilatación un poco más rápido. Ventajoso para las pacientes y con ello también vamos a disminuir un poquito la cesárea”.

Hay estudios demostrados internacionalmente de las tabletas vaginales Misoprostol, además de los resultados en La Habana, Santiago de Cuba y ahora en Cienfuegos.

Se evidencia que en las primeras seis horas después de aplicar la primera dosis, la paciente evoluciona, de forma espontánea a la fase activa del parto, según Luis Alberto.

“Un medicamento de muy fácil elaboración, comenta, que está distribuido y difundido en todas las regiones del mundo”.

Acerca del Misoprostol, de 25 microgramos, el Doctor Joan Hernández, jefe de servicios de obstetricia en el hospital cienfueguero destaca las formas de pre inducción del parto y la inducción de las hospitalizadas en la sala de cuidados perinatales.

“Nuestro objetivo es que el cuello que esté duro, largo y cerrado se reblandezca, se acorte y se haga permeable, declara, y si no inicia el trabajo de parto se coloca la segunda dosis, al día siguiente, previo a la realización de un ultrasonido que permite ver el bienestar fetal”.

“También evaluamos las contracciones uterinas, informa, y mediante la palpación de las paredes abdominales se vuelve a observar el cuello y colocamos segunda dosis de Misoprostol. Y así durante seis horas en la sala de cuidados especiales perinatales. Al día siguiente se vuelve a realizar el mismo procedimiento”.

Recibieron los cienfuegueros una capacitación de asesores del Programa Materno Infantil Nacional.

Inducción del parto en la que excluyen a pacientes que tienen alguna cicatriz en el útero. Las operadas por cesáreas u otras intervenciones quirúrgicas, como embarazo ectópico o para quitarle un fibroma. Tienen contraindicaciones las de alergia al medicamento, problemas hepáticos severos, sangramientos, o embarazadas de gemelares, entre otras.