Nuevas acciones de vandalismo interrumpen comunicaciones en Panamá

Panamá, 13 dic.- Actos vandálicos contra la red de fibra óptica dejaron nuevamente incomunicadas a unas 18 mil familias en la capital de Panamá, informó la telefónica Cable Onda, la cual aseguró que otros operadores también sufrieron daños.

“Fuimos afectados varios operadores por cortes de fibra óptica premeditados en el área de Panamá Norte y Este (en la capital)”, comunicó una nota de la empresa, que en el texto condenó “este acto criminal”.

El hurto de cables de cobre y corte intencional de fibra óptica son modalidades delictivas incrementadas en los últimos meses cuando la cuarentena y el actual toque de queda nocturno por el enfrentamiento a la Covid-19, mantienen desiertas las calles citadinas.

La firma de comunicaciones Cable and Wireless informó a principios de diciembre el registro de al menos unos 70 actos vandálicos en sus redes externas, uno de los cuales interrumpió 30 mil usuarios residenciales y comerciales en noviembre.

Hasta el momento no se informó de detenciones por tales hechos, los cuales las telefónicas aseguraron que resultan actos premeditados y coordinados, tomando en cuenta que se producen en múltiples puntos simultáneamente y en lugares distantes.

El primero de estos delitos masivos se reportó en julio pasado, cuando dejaron a unos 50 mil usuarios sin comunicación en medio del confinamiento, lo que fue “un acto contra un país entero”, según Rodrigo Diehl, gerente general de Cable Onda, quien evaluó que durante la crisis sanitaria bloquearon las conexiones a hospitales, el teletrabajo y la educación a distancia.

El material sustraído no se comercializa en la economía subterránea, por lo cual la única intención es dejar desconectados a los usuarios, apuntó Diehl, quien dijo al canal Telemetro que tomó varias horas restablecer el servicio, porque los daños fueron múltiples, concentrados en cinco puntos.

Las rutas de estos conectores combinan las vías soterradas y aéreas, pero al enlazar ambas en los postes, la fibra se protege con tuberías de plástico, las cuales destruyeron en aquella ocasión para acceder a cortar los cables, lo que requirió de herramientas apropiadas, aseguró entonces la fuente.

La multinacional luxemburguesa Millicom International Cellular S.A. (Tigo), es dueña del 80 por ciento de Cable Onda y realiza inversiones para ofrecer múltiples servicios residenciales y empresariales de conectividad, al mismo tiempo que opera en esta capital un sofisticado centro de datos conectado a cables internacionales.

Con la adquisición también de la empresa de celulares Movistar, antes propiedad de la española Telefónica S.A., el emporio se propone avanzar en la tecnología 5G en Panamá, decisión que tiene admiradores y detractores en el país, estos últimos permeados por la propaganda contra la nueva tecnología. (Texto y foto: PL)