Ni la edad avanzada ni las patologías detienen a santacruceño en su productivo patio (+Fotos)

Santa Cruz del Sur, 2 feb.- Los 87 calendarios no los lleva como una carga, mucho menos las patologías crónicas no transmisibles como la cardiopatía isquémica y la insuficiencia renal. La fuerza de voluntad del santacruceño César Monteagudo Yero es superior a la dureza del hierro. Lo obtenido en su patio es parte de lo que su padre de niño le enseñó.

“Es una tradición. Yo soy descendiente de campesino. Desde pequeño, evocó, ayudaba a mi padre a plantar distintos cultivos. A pesar de mis enfermedades y de mi edad no he perdido la voluntad de cultivar alimentos y plantas ornamentales con la ayuda de mi esposa Dalia.

“Tengo sembrado tomate; está floreciendo. Además chirimoya, yuca, calabaza y habichuela. Nuevamente sembré dos tipos de frijol, uno de ellos es el frijol caballero bola roja y otro más pequeño de igual color que sirve lo mismo en arroz que para hacer potaje,” puntualizó el lugareño.

Este adulto mayor se protege con el nasobuco mientras aprovecha las mañanas para atender su pedacito de terreno. Le gusta leer e investigar todo lo relacionado a la agricultura. “El frijol tiene su fruto en vaina. Según la ciencia esta leguminosa fija el nitrógeno al suelo. Me ayuda mucho pues no tengo abono”, explicó acertado.

La dedicación de César no ha sido en vano. El plato familiar se ha favorecido. “Hemos comido, dijo, mucha habichuela, yuca, calabaza y varios frutos”. No faltan tampoco allí el plátano burro y el macho, la guayaba, el limón, la chirimoya y el mango.

Monteagudo Yero exhorta a todo el que tenga un patio lo siembre de cultivos varios y frutales. “Lo que hace falta, manifestó exhortativo, es trabajar. Como dijo José Martí, si el hombre sirve la tierra sirve”, agregó animado.