[:es]Homenaje al Instituto Cubano del Libro por casi medio siglo de labor[:]

[:es]libros-editorialesLa Habana, 19 feb.- El agasajo al Instituto Cubano del Libro (ICL), en ocasión de sus cercanos 50 años, aconteció como parte de la XXVI Feria Internacional del Libro de La Habana 2017, con sede en la fortaleza San Carlos de La Cabaña.

En la sala Nicolás Guillén del recinto se dieron cita, este sábado, fundadores y anteriores directivos de la institución, para compartir anécdotas acerca de los orígenes, diferentes etapas que marcaron a la cincuentenaria organización y sus desafíos.

Rolando Rodríguez, uno de los creadores del ICL, comentó sobre los antecedentes de esa entidad, surgida el 27 de abril de 1967 por idea del Comandante en Jefe Fidel Castro para la lucha contra la colonización cultural, y gracias a la cual vieron la luz textos esenciales como el Diario del Che en Bolivia.

De acuerdo con el también Premio Nacional de Ciencias Sociales 2007, en los primeros años fueron rescatados volúmenes de autores locales como Alejo Carpentier, Nicolás Guillén y Juan Marinello, y se publicaron las obras completas de José Martí, además de los clásicos de la Historia de Cuba.

Al rememorar la etapa del llamado Período Especial, el narrador y poeta Omar González mencionó que aunque la institución atravesó por dificultades materiales que la obligaron a reducir la cantidad de ejemplares publicados, perduró la avidez de los lectores cubanos.

También intervino en el panel Iroel Sánchez, editor del blog La pupila insomne, quien se refirió a la importancia de colocar el libro, independientemente de su soporte, entre las generaciones más jóvenes.

A salvar al lector en los tiempos de las nuevas tecnologías exhortó el también coordinador de la enciclopedia cubana EcuRed, así como a posicionar de manera creativa los textos en los nuevos formatos.

Zuleica Romay, quien presidió del ICL durante siete años, enfatizó en los retos de la casi cincuentenaria organización, que se ubica actualmente en un panorama de deterioro de referentes estéticos del público, y la abrumadora presencia de contenidos promovidos por la gran industria capitalista.

Debemos batirnos en el terreno tecnológico si no queremos seguir perdiendo a los lectores, aseveró la investigadora y escritora, quien aludió a la necesaria implicación de los medios de comunicación en la promoción de la lectura.

El compromiso de continuar alimentando la Cultura del país a través de este magno evento literario fue resaltado por Juan Rodríguez Cabrera, actual presidente del ICL.

Sobre la presente edición de la Feria, que cierra sus puertas mañana en la capital para moverse por las demás provincias cubanas, elogió el esfuerzo de editores, autores y quienes hicieron posible la cita de las letras impresas, y señaló el reto de poner en manos del público lo que espera y merece. (ACN) (Foto: Archivo)[:]