Francisco Javier Reyes: un pescador santacruceño cargado de historia

En busca de Francisco Javier Reyes Olivera fue este reportero. No fue difícil dar con él, porque además de estar jubilado, reside en una céntrica zona del Reparto Fernando del Toro, otrora El Cangrejito de esta localidad santacruceña, entorno donde viven muchos otros hombres “de sol y salitre”.

Este es un lugareño cargado de historia. “Desde que nací escuchaba a mi padre hablar de los lugares donde iba a pescar y sus continuos disgustos a causa de los embustes de los dueños las casetas. Fue una etapa difícil en la vida de cualquier otro pescador y su familia.”

“Pero a pesar de eso me lancé al mar en uno de aquellos incómodos botes porque me gustaba lo que hacía el viejo. Lo ayudé mucho; también “tragué” los buches amargos de los abusos. Pero no hay mal que dure mucho tiempo. El 1ro de enero de 1959 echamos al fondo del veril la explotación”, señaló.

A partir de ese momento el sector pesquero en toda la Isla comenzó a recibir los esenciales recursos para que las tripulaciones de las distintas flotas, dieran el mayor de los esfuerzos a partir de una adecuada remuneración económica.

En el ferrocemento número 32, al mando en ese entonces del patrón Alcibiades Figueredo, trabajó Francisco Javier. En el navío de nuevo tipo se embarcaron miles de toneladas de langosta, para luego de ser procesada industrialmente destinarla a la exportación y obtener ingresos en divisas para el desarrollo del archipiélago.
(Texto foto: Raúl Reyes Rodríguez)