ArteCamagüeyCulturaCultura CubanaCultura PoliticaCultura UniversalCultura y EducaciónPatrimonioPeriodismoRadioRadio Cubana

Francisco Canela, un hombre de radio (+ Fotos)

Camagüey, 5 abr.- En el contexto de los festejos por los aniversarios 63 y 62 de la Organización de Pioneros José Martí y la Unión de Jóvenes Comunistas, respectivamente, este jueves recibió en Camagüey la condición Maestro de Radialistas, que otorga la Radio Cubana, Francisco Ramón Canela Ciurana, un hombre virtuoso capaz de desenvolverse hábilmente en el mágico mundo del éter.

Durante la celebración de dichas efemérides junto a jóvenes trabajadores de la Dirección Provincial de Radio,   Canela, como lo conocen en el gremio, contó que siempre amó al medio radial y aún hoy lo mantiene como su compañía y fiel amigo.

Confesó que llegó a ese ámbito casi por azar y desde que ingresó su esfuerzo y dedicación lo distinguió de otros al lograr desempeñarse en varias especialidades como la realización de sonido, la musicalización, la locución, especialista técnico, e incluso incursionó en el periodismo.

Hoy peina canas y el paso de los años pesa en su rostro, sin embargo se puede percibir ese brillo jovial de aquel que se encuentra en sus 20 cuando habla de su eterna novia, la Radio, esa que comparte indiscutiblemente su corazón con su compañera de vida.

Se sabe aún con fuerzas para seguir brindando conocimientos basados en su experiencia con una humildad intacta, pues al decir de él mismo luego de tantos años, aún no conoce todo lo que la radio entraña.

Con perceptible emoción compartió lo que significó para él asumir profesionalmente las ocasiones en que el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz visitó el territorio agramontino, un reto que superó con responsabilidad y alto compromiso, incluso cuando una de esas visitas coincidiera con su primera vez trabajando fuera de estudio, lo que -según sus compañeros relataron- realizó con tal soltura como si de un consagrado radialista se tratase en aquellos momentos.

Asimismo instó a los jóvenes a seguir estudiando, a buscar toda la información posible, a leer y nutrirse de sus maestros, y a transitar por el entorno radial con humanismo, humildad y ganas incansables de hacer, pues sin voluntad no existe obra posible.

Por último habló de la importancia del trabajo en equipo para la realización radial, la cual se nutre de distintas especialidades que deben converger armónicamente. “Es ahí donde está la magia”, expresó.

Las páginas de la radio camagüeyana atesoran nombres de hombres y mujeres que una vez llegaron y se enamoraron perdidamente, la hicieron su sustento y modo de vida primero, y luego una suerte de vicio y necesidad después, pues se trata de un espacio completo donde se dibujan imágenes a través del sonido. (Tomado de Radio Cadena Agramonte)