Evoca pescador santacruceño encuentros con Fidel en la Cayería de las Doce Leguas

Santa Cruz del Sur, 6 dic.- “Durante 80 años estuve en el mar. Si le dijera que no pienso en sus marejadas y vaivenes, le mentiría. !Qué pescador puede estar un día sin pensar o soñar que está por las cayerías de Santa Cruz del Sur o en alguna zona cercana! El mar es un almacén inmenso de alimentos”.

De esta manera poética y con dejo de añoranza conversó Víctor Gilberto Lugones Ávila, quien aseguró al periodista que cualquier persona no puede entrevistarlo, si no la conoce.

Usted periodista me ha inspirado siempre confianza”, expresó, estrechándole la diestra al reportero.

El lugareño capturó la escama y el quelonio, hasta que de esta última especie, en peligro de extinción, se prohibió la pesca.

En cuanto supe esa orientación, jamás volví a coger un carey, tortuga o caguama. Las leyes dictadas por el Estado tienen que cumplirse”.

Mucho le debe cuánto conoce como pescador, a compañeros como Francisco y Martín Suárez y Mongo El Jaco, entre otros.

Con ellos aprendí la vida en el mar. De todos los tipos de capturas, la que más me gusta es la de la escama. Quisiera volver a pescar pero mi salud no lo permite”.

Rememoró Lugones Ávila las veces que saludó y conversó con Fidel en la cayería de Boca Rica.

Él cuando iba a pescar por ese lugar hablaba también con otros pescadores. Era una persona formidable. Hay una poza que le pusimos el nombre del Comandante en Jefe”.