Estrategia socioeconómica de Cuba es profunda e innnovadora

La Habana, 13 oct.- La nueva estrategia socioeconómica de Cuba es profunda e innnovadora, expresó el viceprimer ministro Alejandro Gil, al referirse al plan del gobierno para enfrentar la recesión global y el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos.

 

Producción de alimentos, prioridad en la economía de Cuba

Ministro de Economía de Cuba resalta medidas para el desarrollo

El también titular de Economía de la isla explicó que esa estrategia está dividida en dos etapas: la primera busca preservar la salud en medio de la pandemia de Covid-19 y la segunda impulsar el desarrollo económico.

Todavía estamos en el primer momento, pero ya trabajamos en algunos aspectos del segundo, por eso es importante la responsabilidad social y las medidas de higiene, para avanzar en el área económica, alertó Gil en comparecencia en el programa radiotelevisivo Mesa Redonda.

Subrayó que la estrategia, basada en los acuerdos de los congresos del Partido Comunista de Cuba, no es un listado de tareas, sino un conjunto de transformaciones profundas a implementar sin que haya retrocesos.

Asimismo, precisó que esa guía, aprobada en julio pasado y divulgada en un tabloide para el conocimiento de la población, concibe el reajuste del plan de la economía del 2020 y plantea las directrices para el 2021 sin dejar de lado el Plan Nacional de Desarrollo para el 2030.

Hay 16 áreas de resultados claves en las que trabajamos de forma simultánea y entre las más avanzadas están el transporte, el turismo, y las telecomunicaciones.

Gil se refirió al impacto de la crisis sanitaria en Cuba, la cual unida a las 121 medidas punitivas implementadas desde 2019 por el gobierno de Estados Unidos contra la mayor de las Antillas, provocan una situación tensa en la economía cubana.

La pandemia por un lado impactó las fuentes de ingresos del país y por otro aumentó los gastos en divisas y en moneda nacional con el objetivo de preservar la salud, que es la prioridad, y para eso destinamos cerca de mil millones de pesos, resaltó.

Prácticamente no hay ingresos, manifestó, sin turismo, con el cierre de fronteras y afectaciones en las actividades de comercio exterior, la situación es compleja.

Como parte de la estrategia socioeconómica, la producción de los bienes exportables continúa, aunque existe un déficit de la demanda y una caída de precios, incluso a veces no hay barcos, hemos tenido hasta 800 contenedores en el puerto esperando, comentó el viceprimer ministro.

No obstante, dijo, el país sortea este escenario gracias a la planificación, con una visión que combina los intereses sociales con los económicos, lo cual permitió llegar a la fase de nueva normalidad a pesar de la escasez de productos. (Prensa Latina)