El Museo del Arte Prohibido, una victoria ante la censura y la prohibición histórica

El pasado 26 octubre la Casa Garriga Nogués abrió sus puertas al Museo del Arte Prohibido. 

Definido como un recorrido «irónico, reflexivo, mordaz, liberador, crítico, y empoderador», el Museo del Arte Prohibido cuenta con un acervo de más de 200 piezas que por motivos ideológicos fueron prohibidas o censuradas.

Según el sitio web del museo, el reconocido empresario y periodista español Tatxo Benet, imaginó el museo por primera vez cuando una obra de su colección fue retirada de una exposición en 2018. Cinco años después, su idea se materializó en la Casa Garriga Nogués, en el centro de Barcelona.

«Durante la edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo en 2018, Benet adquirió una obra de Santiago Sierra, Presos políticos en la España contemporánea. La galería que la había vendido retiró la pieza del stand. La mera calificación de «presos políticos» hizo que fuera censurada», menciona el manifiesto del museo.

La colección y su segunda vida

Los 2,000 metros cuadrados de la Casa Garriga Nogués, le permitieron a más de 60 artistas gozar de la visibilización que antes les había sido negada. La colección cuenta con obras de reconocidos artistas internacionales como Pablo Picasso, Andy Warhol, Banksy, entre otros.

Las piezas cubren un amplio periodo de la historia del arte. Los objetos, grabados y pinturas del museo, datan desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Esto muestra que la censura a la diversidad ideológica, expresada a través del arte, sigue estando vigente después de siglos.

el-museo-del-arte-prohibido-una-victoria-ante-la-censura-y-la-prohibicion-historica
Grabado «Que se la llevaron!» de Francisco de Goya retrata a alguien contratado por un eclesiástico raptando a una mujer para tener un amor ilegal. / Wikimedia Commons

Actualmente, están expuestas un total de 42 obras del acervo. Entre ellas, más de una decena del reconocido pintor español, Francisco de Goya. Por ejemplo, la colección Los Caprichos, famosa por ser su primera serie de grabados, tenía una fuerte carga crítica de la estructura sociopolítica de España.

Otra obra distinguida de la exposición, es el Smiling Copper de Banksy. En ella, el enigmático artista urbano critica el uso de armas y la opresión retratando a un policía armado con una cara sonriente de aspecto caricaturesco.

El Museo del Arte Prohibido, un respiro a la libertad de expresión

El Museo del Arte Prohibido representa una segunda oportunidad para aquellas obras que por motivos ideológicos no pudieron ser mostradas. La censura histórica, impulsada por grupos de poder con intereses autoritarios, ha aquejado a todo el mundo. Esto ha impedido que artistas con diferentes estilos y/o posturas políticas no puedan expresarse con total libertad.

arte prohibido
A la derecha, Flying Copper, 2003. Esta serigrafía del artista Bansky representa la brutalidad policiaca. Sobre el tema, el artista ha declarado que «Los crímenes más grandes del mundo no se han cometido por personas que rompen las reglas, sino por aquellos que la siguen.» / Getty Images

«El conjunto, lejos de acumular los estragos que el abuso de poder produce en el ámbito de la creación artística, da a conocer un potencial insólito en nuestras sociedades. Así es como el museo presenta ejemplos de lo que podemos llamar una creatividad de masa que se traduce en cadenas de memes interminables», declara el museo en su manifiesto.

El museo, además de vender mercancía con motivos de las piezas, ofrece entradas generales y visitas guiadas que van desde los 9 hasta los 14 euros. En un horario de 10:00 AM a 8:00 PM, los interesados en la exposición, podrán observar muchas de las piezas que -por mucho tiempo- a otros les impidieron conocer.

(Este texto fue escrito por Iñaki Arriola, periodista mexicano interesado en la cultura urbana, el arte y su convivencia con la naturaleza. Colabora como redactor en National Geographic en Español) (Tomado de National Geographic en Español)