El Don Quijote que desafía tiempo y huracanes en Santa Cruz del Sur

Junio 2021.- Firme sobre la cabalgadura, la lanza sujeta en posición de combate en dirección al sur, con la mirada vigilante en rostro libre de temores el Don Quijote enfrenta la agresividad del tiempo pero no deja de salvaguardar a la demarcación varias veces azotada por huracanes.

Quiso el artista Felipe Moya, residente hace varios años fuera de fronteras, diseñar su escultura con la técnica del ferrocemento. Empleó la tela metálica inicialmente para conformar sendas figuras. Luego los demás recursos materiales se encargaron de darle la fortaleza imprescindible.

El personaje español de la obra maestra de Cervantes, trasladado a este contexto, está montado, en referencia a la posición geográfica de los predios, sobre un caballito de mar de admirable tamaño.

Este hippocampus, su nombre científico, no requiere morar entre algas, manglares, corales y estuarios. En erguida y briosa posición lleva sobre su lomo al leal jinete, que más que vivir de sueños parece tener otro concepto de la realidad.

Ambos “velan” por el bienestar de los lugareños desde uno de los laterales del inmueble de ensayos de la Banda Municipal de Conciertos, otrora sala de video.

No debiera permitirse que el deterioro se encargue de derribar la escultura en la cual se realza la hidalguía del caballero soldado, así podrá seguir cumpliendo el objetivo deseado por el artífice, tener un Quijote santacruceño capaz de enfrentar los fenómenos atmosféricos más violentos sin que peligre la vida de los moradores.