Ecensol: Una mipyme que le pone energía a Holguín

Ecensol es la primera mypime privada constituida en Holguín que se dedicará a las soluciones energéticas sostenibles a partir del uso de las fuentes renovables de energía (FRE), y una de las primeras del país, luego de que el Consejo de Estado aprobara en 2021 resoluciones que ofrecen personalidad jurídica a las micro, pequeñas y medianas empresas cubanas.

José Ángel Sánchez Jiménez, presidente y socio unitario de esta pequeña empresa, estuvo siempre interesado en las nuevas tecnologías. Desde sus años en la universidad, cuando estudiaba Ingeniería Eléctrica, sabía sobre las potencialidades de generación eólica en ese territorio nororiental.

Muchos años después, su sueño se hizo realidad al ser creados dos parques eólicos (Gibara I y II) en el municipio de Gibara, en la costa holguinera.

Después de pasar por tres centros laborales, comenzó a trabajar en la Empresa Eléctrica de Holguín, donde profundizó más en el tema. Luego llegaron las transformaciones económicas en el país y fue entonces cuando vio la posibilidad de concretar sus ideas.

Ecensol –explica su presidente– propondrá soluciones basadas en las FRE para lograr eficiencia energética en altos consumidores y llevar al mínimo su factura eléctrica, aportando además a la red nacional y obteniendo, de paso, ingresos por ese concepto.

“Con esta tecnología, suministraremos energía para bombeos agrícolas y objetivos de telecomunicaciones en zonas de difícil acceso o distantes de las fuentes de alimentación convencionales”, añade.

Otros servicios de Ecensol serán la reparación y mantenimiento de molinos de viento; tecnologías que permitan la deshidratación, la refrigeración y/o conservación, y la generación de electricidad de forma aislada.

Sánchez Jiménez afirma que, como visión de futuro, se proponen suministrar alimentación con fuentes renovables de energía a estaciones de carga para el transporte eléctrico. Para ello, toman en cuenta el aumento exponencial del uso de estos vehículos en Holguín y el país, pues desean convertirse en empresa líder en este tipo de negocios en Cuba.

“Esta pequeña empresa proveerá energías limpias con productos de alta calidad a empresas privadas y estales y al sector residencial del país, a partir del suministro desde el mercado internacional de paneles solares, generadores y minigeneradores eólicos, biodigestores y una gama de productos aledaños a estos”, dijo este apasionado de las energías limpias.

Ecensol tiene hasta el momento, además de su presidente, otros dos integrantes: Jorge Félix Aguilar Rojas, especialista principal y próximo socio de la mypime, y Ardenis Rodríguez Bajuelo, administrador. Ambos son ingenieros eléctricos y garantizarán con sus conocimientos un servicio de calidad a los clientes.

Sobre las potencialidades del uso de las fuentes renovables de energías, el especialista principal explica que en el mundo está cambiando la forma en la que usamos la energía, pues los combustibles fósiles son agotables y sus emisiones  contaminan y provocan el calentamiento global.

“En Cuba, la energía solar es la más usada y la que podemos usar todo el año. La ubicación tropical nos beneficia en gran medida, aunque también hay buenas condiciones para el aprovechamiento de la energía eólica, mayormente en las zonas costeras”, dice.

Según Aguilar Rojas, la empresa se propone participar activamente en esa esfera de desarrollo sostenible del país.

El objetivo, agrega Sánchez Jiménez, el presidente, es actuar en la economía cubana y aportar al desarrollo local.

“Queremos contribuir al cambio de la matriz energética en Holguín, a partir del encadenamiento con el trabajo de Cubasolar en la provincia, pero trabajando directamente con los productores”, señala.

El retorno de la inversión

Las ganancias en materia de energía sostenible para quienes opten por contratar los servicios de Ecensol están más que claros, pero, ¿en qué tiempo podrán los clientes recobrar la inversión realizada? ¿Cuáles son los costos?

De acuerdo con Jorge Félix Aguilar Rojas, el especialista principal, aunque estas tecnologías, principalmente los sistemas fotovoltaicos, han ido avanzando y con el paso de los años han disminuido sus costos, “todavía puede ser una inversión un poco alta en principio”.

No obstante –aclara–, el retorno a mediano plazo es posible, pues tiene muchas formas de amortización y se comienza a recuperar desde el mismo momento en que se pone en marcha.

Entre las ganancias están llevar a cero la factura eléctrica desde el primer mes, si se logra generar más energía de la que se consume. Esto permitiría inyectar energía a la red nacional y, por tanto, obtener ingresos por ello.

Al tener una fuente renovable, no hay limitaciones de consumo. Incluso, se puede aumentar la carga. Los clientes que produzcan bienes y servicios podrán, además, elevar su nivel de producción o agregar líneas de producción y ampliar su negocio. Esto también es una fuente de amortización.

En dependencia de la carga, la factura eléctrica, la forma de uso del servicio y otros factores, el tiempo de amortización pudiera estar entre dos y cinco años, aunque en servicios de gran consumo podría ser un poco más.

¡Tecnología de importación!

“La tecnología para estos fines será importada en su mayoría, pero también trabajaremos con suministradores nacionales siempre que sea posible”, afirma el presidente de Ecensol.

Hoy tienen un proveedor de Canadá, llamado Ecosource Solutions, con experiencia en la rama y con presencia en varios países.

“Esa empresa ofrece una gama de productos de gran calidad y de marcas reconocidas, principalmente de España, Alemania y Canadá”, precisa.

Su propietario, Adonis Pérez Lorenzo, cubano radicado en ese país norteamericano, es fundador y miembro de la Cámara de Comercio Cuba-Canadá.

“El equipamiento necesario para estos sistemas llegará a través de una importadora estatal, como está legislado. En estos momentos estamos en proceso de contratación, y al menos la importación será en MLC”, comenta Aguilar Rojas.

Pero –agrega– el resto de los servicios añadidos será en moneda nacional.

Igualmente, puede suceder que haya encadenamiento con otras empresas estatales o privadas y realicen operaciones en moneda nacional. Entonces el producto final sería en moneda nacional.

“Ya tenemos en proyecto de preparación un contrato, próximo a su firma, con una empresa de la agricultura en Holguín, en la cual se comenzara a trabajar primeramente en el estudio para una solución con fuentes renovables de energía, primeramente en la eficiencia energética y luego en la solución energética”, destaca el especialista principal de Ecensol.

También trabajan en la recuperación y mantenimiento de varios molinos de viento como parte de la estrategia de energías renovables. Por otra parte, están en proceso de negociación con las empresas de comercio y la construcción del Poder Popular, y ya hay muchos clientes interesados, lo mismo residenciales que estatales.

Varias son las acciones en las que trabajarán primeramente, luego de establecerse los contratos. Entre ellas están mejorar el factor de potencia en clientes industriales estatales y privados, sustituir tecnología de iluminación altamente consumidora por LED, y cambiar, dar mantenimiento o reconstruir sistemas eléctricos defectuosos o con muchas pérdidas.

(Tomado de Cubadebate)