Dos estrenos del Ballet Contemporáneo de Camagüey (+ Fotos)

Camagüey, 3 jul.- El Ballet Contemporáneo de Camagüey recibe julio en el Teatro Principal de esta ciudad con los estrenos de Mírame, del coreógrafo danés Jens Bjerregaard, y Barreras, de la directora de la compañía Lisandra Gómez de la Torre.

De esta manera celebra dos décadas de voluntad y de persistencia para mantener un proyecto de danza, contando desde el Ballet Contemporáneo Endedans fundado por Tania Vergara Pérez el 22 de mayo del 2002.

Los líderes de la actual agrupación, Lisandra y Jesús Arias Pagés fueron primeros bailarines de Endedans, y desde allí forjaron una carrera brillante que ahora explora una vida propia.

La colaboración de coreógrafos extranjeros ha tendido un puente a otras poéticas, tal es el caso de la relación con Jens Bjerregaard, quien ya ofreció a Camagüey las obras By Friction (2014) y Wanderlust (2017)

Tal vez por una cuestión de base cultural, de temperamento ligado a la identidad caribeña, sin caer en la etiqueta de lo tropical, Mírame deja el sabor de lo gélido, como si los bailarines fueran autómatas de movimientos sin expresividad.

En cambio, Barreras, con otros colores en la paleta de intenciones de la espiritualidad, reafirma la capacidad de Lisandra como coreógrafa, una exploración desde su vida activa como bailarina. Aquí traza un abordaje distinto de la problemática de la comunicación, el gran tema del programa.

Desde el punto de vista visual, junto el detalle del vestuario diseñado por Nazario Salazar, llaman la atención elementos escenográficos pero no pasan de ornamento. También empañan la escena imprecisiones en la dirección de luces.

En cambio, la gran sorpresa de la noche fluyó desde la composición musical de Adrián Cancino, joven sin formación de academia pero atrevido con su primer encargo para danza con cuatro movimientos, evidentemente construido por compás y paso por paso.

Barreras sobrepasa los 20 minutos. La ejecución en vivo de la música por la Orquesta Marbly favorece una energía diferente sobre el escenario. Alcanzará su mayor plenitud con la práctica de los bailarines conectados al público.

Los intérpretes, jovencitos en su mayoría, comienzan a conocerse como grupo porque están en el principio de un camino de búsqueda, reconocimiento y comprensión de los sentidos del arte danzario para sí mismo y para el otro.

La primera función incluyó espacio para reconocimientos de instituciones al Ballet Contemporáneo de Camagüey, y viceversa; y de manera particular, para entregar la Distinción Espejo de Paciencia a Siuchién Ávila Fons, bailarina clásica de excelencia, actualmente regisseur de la compañía.

Los días 2 y 3 de julio en los horarios habituales del Teatro Principal estará en cartelera este programa de una agrupación con motivaciones, empecinada en compartir otra cartografía del movimiento de la danza contemporánea y el ballet. (Adelante Digital)