Detectan distorsión del tiempo en distancias de un milímetro

Washington, 28 oct.- Un reloj atómico con alta sensibilidad detectó una aceleración temporal rápida en la parte superior de una muestra de átomos de apenas un milímetro, la diferencia más pequeña medida hasta ahora, informó un estudio.

 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder, Estados Unidos, fabricó el equipo y este resultado fue revelado en el servidor de prepublicaciones arXiv del país norteño.

El físico Jun Ye y sus colegas lograron pulverizar esa marca utilizando un reloj compuesto por aproximadamente 100 mil átomos de estroncio ultrafríos dispuestos en una malla, lo que significa que cada uno se asentó en una serie de alturas diferentes.

Después de corregir los efectos no gravitacionales que podrían variar la frecuencia de ese instrumento de medición, ésta cambió en aproximadamente una centésima de trillonésima de segundo en los dos extremos de un milímetro, justo la cantidad predicha por la relatividad general, precisó la publicación.

Luego de tomar datos durante aproximadamente 90 horas, comparando el tic-tac de las secciones superior e inferior del equipo, los científicos determinaron que su técnica podía medir las tasas del sonido relativas con una precisión de 0,76 millonésimas de billonésima de segundo.

El resultado, agregó la nota, supone un récord para la medición de frecuencia más precisa jamás realizada. Los investigadores lograron detectar una discrepancia entre las dos mitades del reloj que dio un segundo de diferencia entre ambos después de cerca de cuatro billones de años.

Por otra parte, arXiv destacó otro estudio similar liderado por Shimon Kolkowitz, de la Universidad de Wisconsin-Madison, en el cual se midieron las velocidades relativas de los tic-tac de dos de los seis relojes de su experimento, separados por unos seis milímetros, con una precisión de 8,9 millonésimas de billonésima de segundo.

Sin la investigación de Ye, ese resultado habría supuesto un nuevo récord. Ambos experimentos demostraron que la precisión de los relojes atómicos alcanzó un punto en que podrían utilizarse para resolver algunos de los principales misterios del Universo, entre ellos, el de la materia oscura.

Asimismo, podría alterar el ritmo del tic-tac de esos instrumentos o la supuesta inmutabilidad de las constantes fundamentales de la naturaleza.

(Prensa Latina)