Descubren que las patas de los osos polares están diseñadas para jugar y cazar en la nieve

Los osos polares son conocidos por su claro pelaje que refleja el blanco de su ambiente natural. Confinados en los espacios árticos, esta especie está perfectamente adaptada al ecosistema en el que habita pero sus características físicas no dejan de sorprender a los científicos.

Durante años, los expertos han estudiado sus patas y han descubierto que son más pequeñas en comparación con la de otros osos y que incluso son más reducidas en proporción a su cuerpo. Sin embargo, hay algo que los investigadores no habían explorado hasta ahora: las almohadillas al final de sus extremidades.

Almohadillas únicas

Textura rugosa en las almohadillas de las patas de los osos polares. Foto: N. ORNDORF ET AL, JOURNAL OF THE ROYAL SOCIETY INTERFACE 2022.

El estudio publicado en Journal of the Royal Society Interface reveló que las almohadillas de los osos polares están llenas de microestructuras llamadas papilas. Dichas estructuras provocan una rugosidad que aumenta su fuerza de tracción, lo cual les permite caminar libremente sobre el resbaloso hielo que los rodea.

La cualidad antiderrapante de sus patas se compone de varios factores como que  la superficie de almohadilla es bastante más grande y unas papilas mucho más largas en comparación con otros ejemplares de osos.

El cambio no es fortuito; tras décadas de crisis climática, el deshielo de las zonas árticas ha provocado que sus habitantes muten para adaptarse mejor a las nuevas características del ecosistema que habitan. En el caso de los osos polares, el aumento de la tracción en sus patas les permite caminar sobre espacios lábiles que, de otra manera, serían inhabitables.

(Tomado de Cubadebate)