Denuncian impacto del bloqueo en lucha contra Covid-19 en Cuba

París, 19 jun.- Científicos cubanos denunciaron en un foro organizado por los partidos comunistas de Francia y la isla los obstáculos que el bloqueo estadounidense representa en el enfrentamiento a la Covid-19 en el país caribeño.

 

El vicepresidente de la empresa biotecnológica y farmacéutica BioCubaFarma, Eulogio Pimentel, y el director general del Instituto Finlay de Vacunas, Vicente Vérez Bencomo, intervinieron en una mesa redonda por videoconferencia dedicada a abordar el impacto del cerco económico, comercial y financiero, en la que ofrecieron detalles al respecto.

De acuerdo con Pimentel, para crear y producir medicamentos clave en la batalla contra las enfermedades, y en este caso la Covid-19, se necesita que funcione una cadena integrada por los proveedores, los bancos para el pago de las importaciones y la transportación aérea o marítima, eslabones todos golpeados con severidad por el bloqueo impuesto por Estados Unidos.

Se trata de una industria muy especializada, con diversidad de surtidos, suministradores y países de origen, en la que la isla lidia con un escenario que encarece hasta en un 30 por ciento las operaciones y provoca dilaciones en el ciclo de aprovisionamiento, advirtió.

El presidente de BioCubaFarma mencionó entre los mecanismos del bloqueo la persecución a los proveedores y la financiera, que afecta tanto los pagos como los cobros de fármacos comercializados, y la presión sobre los transportistas.

Estamos frente a una política de asfixia, afirmó el científico, quien resaltó que pese al cerco, a 15 meses de los primeros contagios con la Covid-19 detectados en Cuba, el país aplica en la actualidad 27 productos diferentes en el enfrentamiento a la pandemia, algunos sin antecedentes.

El cuadro incluye antivirales, antiinflamatorios y vacunas, entre otros, mientras en las salas de terapia se utilizan ventiladores pulmonares fabricados en la mayor de las Antillas, precisó.

También Vérez Bencomo señaló en el foro los obstáculos que genera la política de Washington hacia la isla para la adquisición de equipamiento fundamental en el sector, ya sea de procedencia estadounidense o con más de un 10 por ciento de componentes de ese origen.

Si se concreta la compra, tenemos el problema del pago por la persecución a los bancos, y después el de las piezas de repuesto y los servicios técnicos, toda una pesadilla, denunció.

El director general del Instituto Finlay de Vacunas insistió igualmente en la capacidad de resistencia y de salir adelante de Cuba, así como en la voluntad política de su gobierno, que explican el desarrollo de cinco candidatos vacunales en medio del cerco y de su recrudecimiento.

Hemos aprendido en estos más de 60 años de Revolución a pensar en la soberanía, a no depender, resaltó en la mesa redonda, en la que el Partido Comunista Francés reiteró su condena al bloqueo de Estados Unidos y el Partido Comunista de Cuba agradeció la solidaridad en suelo galo. (Prensa Latina)