Cumbre de la CELAC reforzará integración regional

Quito, 24 ene.- El presidente Rafael Correa aseguró que el 27 de enero Ecuador se vestirá de gala con la celebración de la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

La Patria se viste de gala con la cumbre de la CELAC, adelantó el mandatario durante su tradicional informe semanal de labores a la ciudadanía, radiotelevisado este sábado desde la localidad de Nanegal, al noreste de Quito.

Tras afirmar que "todo está listo" para recibir a los jefes de Estado o Gobierno de los 33 países que integran el bloque regional, Correa dijo que hasta el momento 22 mandatarios confirmaron su asistencia a la cumbre donde Ecuador entregará la presidencia pro tempore de la CELAC a República Dominicana.

De su lado, el canciller Ricardo Patiño comentó que en la cita que reunirá a representantes de todo el continente americano, excepto Estados Unidos y Canadá, únicas naciones que no integran la CELAC, se hablará de la paz, del progreso de "nuestra América", y de la crisis global.

Será una oportunidad más para que Ecuador demuestre ese espíritu integracionista, para que los países tengan la oportunidad de discutir de sus problemas y aspiraciones, acotó el funcionario.

La víspera, en rueda de prensa ofrecida en la sede la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), donde tendrá lugar la IV cumbre de CELAC, Patiño adelantó que la Agenda 2020 adoptada por los gobernantes el año pasado en Costa Rica se seguirá negociando en Quito.

No nos debemos desesperar, lo más importante aquí es alcanzar el más absoluto consenso para tener una agenda regional, expresó el jefe de la diplomacia ecuatoriana.

El documento aprobado en la III Cumbre del bloque regional contempla cinco ejes de trabajo, los cuales incluyen la erradicación de la pobreza extrema y la desigualdad, y temas relacionados con la educación, ciencia y tecnología, la lucha contra el cambio climático, y el financiamiento para el desarrollo.

La cita de la CELAC en Ecuador iniciará mañana domingo con una reunión de los coordinadores nacionales, previa a la que mantendrán los cancilleres el martes, para dar los toques finales a la declaración política y las 24 declaraciones especiales que presentarán al día siguiente a los dignatarios.