[:es]Cierra Festival Cuba-Danzón con homenaje a Miguel Failde[:]

[:es]f0071605Matanzas 22 nov.- La pareja integrada por Aurelia Rodríguez y Víctor Perdomo mereció el Gran Premio del concurso de baile del XV Festival Cuba-Danzón Matanzas 2016, género que vio la luz hace 137 años en esta occidental ciudad.

El jurado consideró a Lianne Heredia y Yoinier Baró como el mejor dueto juvenil, y otorgó lauros y menciones a otras seis parejas de las nueves finalistas, después de dos sesiones eliminatorias.

Tras cuatro jornadas, finalizó el evento que tuvo un momento especial con la peregrinación a la tumba de Miguel Failde, creador del danzón, en el cementerio San Carlos de esta urbe, distante 100 kilómetros al este de La Habana.

Failde y su orquesta acompañante tocaron por primera vez al público una pieza del citado género musical en una fiesta el 1 de enero de 1879, en el antiguo Liceo Artístico y Literario de Matanzas, en la actualidad Sala de concierto José White.

Nacido en 1852 y fallecido en 1921, Failde, además de dirigir, tocaba el contrabajo y la viola, y a pesar de no ser pianista interpretaba piezas complejas en ese instrumento, en tanto se le atribuyen la autoría de unos 144 danzones, y de otras composiciones.

El Festival contó además con un Evento Teórico en el que participaron musicólogos, investigadores, profesores y especialistas de esta versión musical cubana y latinoamericana.

Las temáticas versaron sobre orígenes y evolución del ritmo y talleres sobre el danzón en Cuba y en México.

En diálogo con Prensa Latina, la musicóloga María Victoria Oliver señaló que es importante escuchar a los danzoneros por el aporte a la historiografía de sus respectivas regiones.

“No hay diferencias sustanciales en el baile, y se han mantenido los pasos y conceptos básicos, sobre todo los que se impusieron en las décadas de los años 30 y 40 del siglo pasado”, precisó.

A juicio de Oliver, existe un cierto desfasaje entre los bailadores clásicos y los nuevos compositores, “que fusionan e interpretan recreaciones musicales en función de un mayor acercamiento con las nuevas generaciones de danzantes”.

Todo esto -subrayó- para que el danzón evolucione, “pero sin perder la esencia, el paso, la elegancia y el respeto del género”.

Bailables populares completaron el programa del certamen, dedicado al que se considera el baile nacional cubano.[:]