Ciencia y camaronicultura, buen binomio en entidad de Santa Cruz del Sur (+ Fotos)

Santa Cruz del Sur, 19 feb.- La aplicación de la ciencia en función del desarrollo económico constituye uno de los pilares del modelo de gestión del Gobierno cubano que se materializa en la Unidad Empresarial de Base para el Cultivo del Camarón, CULTISUR, única entidad de su tipo en la provincia dedicada a la producción artificial del marisco.

Lo anterior se ratifica con la ejecución de varios proyectos nacionales e internacionales en esa entidad, rectorados por la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz.

En entrevista concedida por el Doctor en Ciencias Amílcar Arenal Cruz, vicerrector de Postgrado de esa casa de altos estudios, explicó que una de las investigaciones se concentra en la caracterización genética del crustáceo, con el objetivo de evaluar diferentes estimulaciones transgeneracionales a través de los progenitores “para obtener de descendencia un carácter deseado”.

Al decir del académico, la temperatura estuvo entre los factores que se tuvieron en cuenta para comprobar el incremento de la respuesta inmune de los camarones,  lo que permite promover protocolos en aras de mejorar la producción gracias a este estudio que terminará en el actual calendario y el cual ha sido financiado por la Universidad de Gante, en Bélgica, como parte también de los proyectos VLIR, de cooperación internacional.

Otras de las investigaciones con la institución del país europeo consiste en la evaluación del aislamiento de cepas probióticas que posibilitan estimular el sistema inmune y el metabolismo de las larvas de la especie Litopenaeus vannamei.

Actualmente en el área de la precría, en CULTISUR, se trabaja también en la evaluación de los beneficios que produce el consumo de un prebiótico hecho en Cuba para el desarrollo del crustáceo y su permanencia en el agua.

Según comentó Arenal Cruz, este componente “favorece el crecimiento de larvas probióticas, fundamentalmente lactobacillus y bacillus no patógenos y al crecer ese tipo de bacteria los animales están mejores preparados, estimula el sistema inmune y el crecimiento del camarón, por lo que resultan más productivos y, por tanto, aumenta la superviviencia y a veces también la talla y el peso de la especie.

“En la experiencia anterior llegamos a estimular más del  10 por ciento de la supervivencia. Eso significa que por cada tanque que cosechamos teníamos cien mil larvas más, es decir, que se podía obtener casi una tonelada más de camarón al final del ciclo de cultivo”.

El estudio desarrollado por estos científicos camagüeyanos se centra en el mejoramiento del cultivo larval, el cual comenzó en el 2014 en el Centro de Desove Yaguacam, de Cienfuegos, encargado de distribuir estos organismos al resto de las camaroneras del país para su crecimiento y engorde, y con lo cual se ha beneficiado CULTISUR.

En esa indagación se evaluó la luminiscencia en la especie como una enfermedad del marisco que produce la vibriosis, y se obtuvieron importantes resultados, pues desde el año 2020 ya no se reporta ese fenómeno en la entidad cienfueguera y demuestra la salud de los más de 500 millones de larvas anuales que obtienen allí.

Además de estas exploraciones, se desarrolla otro proyecto nacional relacionado con las utilidades de un software y su instalación en la entidad santacruceña, lo cual le permitirá a los trabajadores del centro conocer el comportamiento de los principales indicadores productivos y a los directivos les facilitará la toma de decisiones y el procesamiento de datos.

Recientemente se aprobó un proyecto en el programa territorial gestionado por la Delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en Camagüey, dedicado al manejo de los desechos del marisco, que comenzará en CULTISUR próximamente después de realizarlo en otras entidades de la Empresa para el Cultivo del Camarón, tales como la de Cienfuegos y de Manzanillo, “con resultados muy buenos, de mayor superviviencia, crecimiento y resistencia a los diferentes estrés”, destacó el experto.

Una de las iniciativas que se desarrollará desde Santa Cruz del Sur con el propósito de contribuir al desarrollo local es el cultivo de la tilapia roja en áreas de engorde de CULTISUR, con lo cual “se pretende lograr un impacto en la soberanía alimentaria que tanto necesitamos”, tal como lo afirmó Arenal, quien agregó que “con lo que se emplea en vacas y carneros se gasta el doble de lo que se emplea en peces y camarones, en los que la calidad nutricional es mucho mayor”.

Como parte de esta interacción con los integrantes de la camaronera en Santa Cruz del Sur, el Vicerrector de la Universidad de Camagüey elogió en CULTISUR el nivel profesional de los técnicos, las buenas prácticas en los diferentes procesos y las relaciones de trabajo que por más de 30 años han compartido.

A su vez, esta entidad de la industria alimentaria ha sido sede de otros proyectos relacionados con prácticas laborales de alumnos de la Enseñanza Técnico-Profesional, tesis de grado de estudiantes universitarios  y ahora un proyecto de doctorado.

Tales acciones favorecen la formación y superación de los profesionales y el desarrollo del sector en aras de un mayor impacto en la producción de camarón, que este año pretende alcanzar  en CULTISUR mil 700 toneladas destinadas al mercado interno y a la exportación. (Fotos: Archivo y de la autora)