Boxeo cubano reactivará su calendario nacional

La Habana, 20 dic.- Tras un 2021 en que su escuadra masculina celebró reinados en lides internacionales de alto rango, el boxeo cubano prevé que la temporada entrante acoja un calendario doméstico marcado por un nuevo momento para el torneo Playa Girón.

El presidente de su federación, Alberto Puig de la Barca, explicó que los dominios ejercidos en los Juegos Olímpicos de Tokio, el Campeonato Mundial de Belgrado y los Juegos Panamericanos Júnior de Cali devienen motivación especial para asumir nuevos retos.

“Son éxitos que incrementan su significado a partir de las exigencias asociadas a las limitaciones impuestas por la covid-19, que fueron desde las incertidumbres sobre la programación de los eventos clasificatorios hasta la necesaria adecuación de los planes de entrenamiento”, significó.

El directivo recordó que se trató de una campaña signada por la inactividad competitiva local, como sucedió con su antecesora, lo que multiplica la importancia de la reactivación diseñada para que se disputen lides escolares, juveniles y de mayores.

En torno a estas últimas explicó que el certamen nacional Playa Girón se moverá para el mes de junio (19-25), para afianzarlo como escenario donde los técnicos del concentrado mayor definen posibles llamados a filas.

Atletas del año

Puig mostró satisfacción por la presencia de los campeones olímpicos Andy Cruz, Julio César la Cruz y Roniel Iglesias entre los 10 mejores atletas del país en el año que termina, y consideró merecidas las menciones asignadas a otros dos exponentes de su deporte.

Son ellos el medallista de bronce a ese nivel Lázaro Álvarez y el monarca del orbe Yoenlis Feliciano Hernández, lo que elevó a cinco el número de púgiles que serán reconocidos el próximo día 23 en la gala a celebrarse en el habanero Teatro Martí.

Interrogado sobre la ausencia de Arlen López de la candidatura que constituyó base para la votación, el también comisionado nacional precisó que el titular bajo los cinco aros fue excluido por la postura asumida de cara al Campeonato Mundial de Belgrado.

“Su no participación en ese evento fue fruto de una decisión personal, a partir de opiniones sobre su forma deportiva, contrarias a las del colectivo técnico y anunciada por él cuando ya estaba oficializada su inscripción y carecíamos de tiempo para sustituirlo”, expuso.

“El análisis dejó como saldo el reconocimiento del error por parte del atleta, a quien se le había ofrecido la posibilidad de no aspirar a integrarlo, como hicimos con todos los asistentes a los Juegos Olímpicos de Tokio”, aseveró.

“Hubo consenso al considerar que su error atentó contra el compromiso del equipo, y como medida educativa no fue avalada su presencia en esa relación, aun cuando tiene el altísimo mérito de haber conquistado su segundo oro olímpico”, concluyó. (Texto y foto: Jit)