El corazón de los niños es otra diana para el bloqueo yanqui

El corazón de los niños es otra diana para el bloqueo yanquiEn los 22 años de fundado por el líder de la  Revolución cubana Fidel Castro, el cardiocentro pediátrico William Soler’’, de la capital, ha enfrentando las limitaciones  del bloqueo de EEUU para garantizar la salud de los niños.
  
La institución, de referencia nacional, se ha visto imposibilitada de adquirir dispositivos como catéteres, stents y guías, los cuales se emplean para el diagnóstico y tratamiento por cateterismo intervencionista en niños con cardiopatías congénitas complejas.
  
En exclusiva a la AIN, la doctora Eutivides Aguilera, jefa de rehabilitación pediátrica cardiovascular de ese cardiocentro, ejemplificó que hay varias empresas norteamericanas que se les prohíbe la venta de estos productos a Cuba, entre ellas la AGA, Boston Scientific y Numed.
  
Por tal motivo, el año precedente se sumaron ocho niños más a la lista de los cubanos que requerían ser operados a corazón abierto, quienes ven comprometida la posibilidad de recibir de modo expedito el tratamiento de salud que requieren, como consecuencia de la política genocida de la nación norteña.
  
En el cardiocentro William Soler se asumen niños de toda Cuba que pueden tener soluciones no quirúrgicas, y resolver por el cateterismo intervencionista, aseveró la experta.
  
Remarcó que este proceder es altamente costoso en el mundo y necesita de catéteres y dispositivos necesarios para el cierre de esas malformaciones congénitas, y actualmente existen grandes dificultades para adquirirlos.
  
Explicó que en algunos momentos pone en peligro la vida de los pequeños y en otros prolonga la espera del paciente y el familiar, pues en realidad se pudiera resolver antes y no depende del colectivo médico.
  
Al igual que en el planeta, en Cuba la incidencia de las cardiopatías congénitas está entre seis y ocho por cada mil nacidos vivos.
  
Entre las causas figuran las de origen genético (por medicamentos, radiaciones, y enfermedades virales en el embarazo), y medioambiental, de tipo multifactorial con un gran factor genético que lo predispone, precisó la experta.
  
Cuba posee un programa de ecocardiografía fetal, que permite detectar las cardiopatías antes de que nazca, además otro de riesgo preconcepcional donde se orienta a la familia, respecto a las posibilidades, teniendo en cuenta los antecedentes familiares de cardiópatas y el peligro de padecer la afección.
  
Anualmente en el Cardiocentro William Soler se atienden y se da solución a unos 600 niños, de ellos 350 por cirugías y otros 250 mediante intervencionismo.
   
También incluye el tratamiento del paciente crítico desde las primeras horas de nacido, porque en esa institución se reciben los neonatos de todo el país que necesitan de medicamentos como el prostín, que no sólo es altamente costoso, sino que se dificulta su adquisición de las naciones que lo proveen, fundamentalmente Estados Unidos, enfatizó.
  
La mayoría de las veces es necesario adquirirlos por terceros países, lo cual aumenta el costo y el tiempo de llegada del medicamento, el cual se aplica a neonatos que  necesitan del conducto arterioso para garantizar su vida.
  
Es decir es una estructura que con el nacimiento se cierra y con este medicamento se logra permeabilizar para de esta manera poder mantener la vida y tomar una segunda opción que puede ser un cateterismo intervencionista o una cirugía paliativa, enfatizó.
  
Todos los equipos que se utilizan en el cardiocentro, desde el ecocardiograma, hasta los medicamentos o equipamientos del salón de operaciones, incluida la anestesia, y las máquinas de circulación extracorpórea, son costosas y difíciles  de adquirir por el gobierno cubano, acotó.
  
Cuba posee máquinas con mucho tiempo de explotación y existen otras de alta tecnología en el mercado internacional, que no se pueden adquirir, en primer lugar por el precio y la limitación de venderlos a la nación, recalcó.
  
En el mundo una cirugía a corazón abierto, con circulación extracorpórea cuesta de10 mil a 15 mil dólares, en dependencia del país, y en Cuba se ofrece de forma totalmente gratuita, además de la estadía hospitalaria, rehabilitación y otros gastos.
  
A pesar de las limitaciones económicas, Cuba logra resultados quirúrgicos y de intervencionismo, similares a los de las grandes potencias mundiales, ello está dado por los esfuerzos del Gobierno, que pone por sobre todas las cosas el desarrollo humano. (Por Iris de Armas Padrino/Servicio Especial de la AIN )