Micheletti con el agua al cuello

Micheletti con el agua al cuelloLuego de ochenta y seis días fuera de su país el presidente de Honduras, José Manuel Zelaya está en tierra hondureña. ¿Cómo lo hizo?. Esta y otras interrogantes no son ahora lo realmente interesante.

Para mí, la forma en la cual Zelaya ingresó al país centroamericano no es lo más importante. Como quiera que haya sido lo cierto es que está en su terreno, donde él y solo él es el presidente que quiere el heroico pueblo hondureño.

La noticia se publicó este lunes y desde entonces se sabe que los suyos lo aclaman más que nunca.

Las calles de Honduras reciben a los hombres y mujeres que lo ansían en su puesto, del cual fue sacado por la fuerza, para que la calma regrese a ese país centroamericano.

¿Qué sucederá en los próximos días? Pues Zelaya, desde la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde se encuentra alojado dijo estar abierto al diálogo nacional de forma pacífica.

Ya se reunió con parte de su gabinete y pidió por vía telefónica al régimen de facto que entregue el poder sin usar la violencia.

Roberto Micheletti, presidente de facto, no creyó la noticia y negó la presencia de Zelaya en ese país.

¿Cuánto tiempo le quedará al ocupante para seguir en el poder?

La verdad es que ahora le aprieta el zapato a Micheletti, quien  no se imaginó que Zelaya llegara a Honduras, a la que Goriletti, como le ha denominado el propio pueblo, tiene presa desde el pasado 28 de junio. Un jugoso pastel que no quiere soltar ni con el agua al cuello. (Daine Torres Corzo)