Prosigue investigación por hecho racista en Bolivia

 La Paz, 30 jul .- La Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de Bolivia continuará hoy tomando declaraciones de nuevos involucrados en los hechos racistas en contra de campesinos el 24 de mayo de 2008, en Sucre.

Según informó la presidenta de esa entidad parlamentaria, Elizabeth Salguero, en la lista de convocados figuran miembros de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), por existir indicios de su participación en los actos violentos y en capacitación de universitarios sucrenses para crear conflictos.

Salguero subrayó que no desistirán de la investigación de esas acciones violatorias a los derechos fundamentales hasta que no sean totalmente despejadas.

"Esperamos contar con la voluntad de todas las personas citadas. Si son inocentes lo pueden demostrar en el debido proceso y colaborar al esclarecimiento de estos hechos racistas que no pueden quedar en la impunidad", expresó.

La también diputada por el gubernamental Movimiento Al Socialismo (MAS) manifestó que es necesario corroborar nuevas denuncias contra funcionarios de la alcaldía de Sucre, estudiantes de la Universidad San Francisco Xavier, miembros del Comité Cívico y periodistas.

Las acusaciones contra esos implicados emergieron a inicios del mes en curso cuando la comisión parlamentaria viajó a esa ciudad para escuchar declaraciones de involucrados, algunos testigos y familiares de las víctimas.

Salguero indicó que esperan alistar un informe que presentarán a la Cámara de Diputados para su tratamiento.

Agregó que en próximas sesiones tratarán el grado de participación de los denunciados y también prevén determinar la fecha exacta de conclusión y entrega del documento final.

La diputada recordó la existencia de un video que evidencia la participación en los actos violentos de autoridades del Comité Interinstitucional de Sucre junto a parlamentarios opositores. Los vejámenes a campesinos en Sucre, el pasado año, fueron impulsados por grupos radicales de derecha y condenados por varios organismos internacionales.

En esa oportunidad, unos 18 labriegos fueron tomados como rehenes y conducidos por grupos de jóvenes violentos hasta la Plaza 25 de Mayo, donde les despojaron de sus ropas y obligaron a repetir frases racistas.

De acuerdo con las investigaciones, los agresores mantenían nexos con el Comité Interinstitucional que demandaba la autonomía y el traslado de los tres poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) a Sucre.(PL)