ECO Guamá, un proyecto para la vida

La Habana, 27 abr .- Una semana después del paso de los huracanes Isidore y Lili por la provincia más occidental, a orillas del río Guamá en la ciudad pinareña, nació un proyecto ecológico dedicado a brindarle vida a un sitio en el que crecía libremente el marabú y era centro ilícito del sacrificio de ganado mayor.

Y es que en 1, 4 hectáreas de extensión total, ECO Guamá ha logrado la obtención de posturas mediante viveros, sobre todo de árboles frutales para satisfacer la demanda de la población y de las empresas del territorio, aunque las plantas ornamentales cada día ganan espacio por la propia aceptación del público.

Alrededor de 30 trabajadores se dedican a realizar injertos de mango y aguacate esencialmente, con un 95 por ciento de efectividad, pero también han incursionado en el mamey, según el ingeniero Pedro Danny Vento Acosta, encargado del vivero.

Regidos por la agricultura urbana y suburbana, ostentan la condición de referencia municipal, provincial y nacional, además del Sello de Oro Agroecológico otorgado por la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF) y que este año ratificaron.

Al área de vivero se suma una finca de frutales aún en proyección, ubicada en la carretera a La Coloma, del municipio cabecera, y que contará con una superficie total de 76 hectáreas, en la cual se prevé el nacimiento de cultivos conocidos y otros exóticos como la guanábana, el anón y el marañón.

Para el logro de sus resultados se niegan a utilizar químicos, por lo cual combaten las plagas y abonan los suelos con productos naturales, de infinita bondad para el fruto y que constituyen agentes no contaminantes.

Buganvilia, isora, marpacíficos, lea, madama, entre otras, destacan entre las especies ornamentales más seguidas por quienes asisten al lugar, y actualmente en el proyecto se dedican al cultivo de rosas.

Avalan sus logros las nueve mil 500 plantas de aguacate injertadas, dos mil de mango, y sin injertar, 400 de mamey -usadas como patrones-, 200 de tamarindo, igual cantidad de acerola, 300 de chirimoya y más de 30 mil ornamentales.

La reforestación de toda la orilla del río insertada en la zona del proyecto, también deviene meta de los integrantes, a través del bambú y de frutales, ambos por su follaje garantizan la protección del afluente.

Pero, sin dudas, un importante aporte de la iniciativa radica en compartir los conocimientos aprehendidos a lo largo de estos años, con estudiantes del Instituto Politécnico Agropecuario Tranquilino Sandalio de Noda, de esta demarcación, durante su etapa de prácticas profesionales, y muchos de ellos aspiran a formar parte de este prestigioso colectivo laboral.

Constancia en el trabajo, persistencia y amor a las plantas, distinguen a ECO Guamá, que ya cuenta con un quehacer reconocido en la provincia, entre el cual descuella la realización de la jardinería del estadio Capitán San Luis y del parque La Güira, ubicado en el municipio de Los Palacios. (Por Evelyn Corbillón Díaz, AIN)