Condenan a excontratistas de Blackwater por matanza de 2007 en Bagdad

Condenan a excontratistas de Blackwater por matanza de 2007 en Bagdad Washington, 14 abr .- Un excontratista de la cuestionada empresa de seguridad estadounidense Blackwater Worldwide fue condenado  a cadena perpetua, y tres de sus colegas a 30 años de prisión, por la masacre en 2007 de 14 civiles iraquíes en una plaza de Bagdad.

De acuerdo con la sentencia del juez federal Royce Lamberth, Paul Slough, Evan Liberty y Dustin Heard deberán permanecer tres décadas tras las rejas, mientras que Nicholas Slatten estará confinado de por vida.

Los cuatro formaban parte de un contingente de seguridad de paramilitares asignados a la protección de personal del departamento de Estado, acusados en octubre pasado de herir además a 17 civiles, luego de que abrieron fuego en la plaza Nisur, de la capital iraquí.

Un quinto guardia de Blackwater involucrado en la matanza del 16 de septiembre de 2007, conocida como "El domingo sangriento de Bagdad", Jeremy Ridgeway, se declaró culpable con anterioridad para obtener una condena menor, al cooperar con los fiscales ofreciendo testimonio contra sus antiguos colegas.

Una pesquisa del Buró Federal de Investigaciones (FBI) encontró que los contratistas dispararon de manera imprudente e injustificada y violaron las normas de uso de la fuerza.

Durante el juicio, los paramilitares argumentaron que dispararon ante lo que creían era la amenaza de un coche-bomba y que las muertes de civiles fueron "bajas colaterales no intencionales".

La matanza exacerbó el sentimiento antiestadounidense de los iraquíes y fue percibida como un ejemplo de la impunidad de la cual gozan las empresas de seguridad contratadas por Estados Unidos en Iraq.

El periodista e investigador Jeremy Scahill explicó a la publicación digital The Intercept que Blackwater fue fundada secretamente por Eric Prince, un seguidor de la supremacía cristiana de extrema derecha con profundos vínculos con la administración del expresidente George W. Bush (2001-2009).

Su objetivo era constituir una suerte de Guardia Pretoriana neoconservadora tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington.

Aunque Blackwater es acusada de crímenes similares en Iraq y Afganistán, solo han sido juzgados sus soldados, y no sus ejecutivos.

Prince tiene ahora una nueva compañía, la Frontier Services Group, enfocada en África. Así que permanece libre y rico, acotó Scahill.

La licencia de la empresa Blackwater Worldwide para operar en Iraq fue revocada por Bagdad tras este incidente, luego de lo cual cambió de nombre en 2009 por Xe Services y en 2011 por Academi.

Barack Obama canceló en 2009 el contrato que el Gobierno mantenía con la firma al llegar a la Casa Blanca ese año. (PL)