Propulsor para viajar a Marte en 48 horas

Propulsor para viajar a Marte en 48 horasUn motor cuántico experimental, cuyas características superan a los actuales propulsores de cohetes en órdenes de magnitud, ha sido probado exitosamente, según afirmó un respetado científico ruso.

Vladímir Leónov, autor de la teoría de la superunificación, contó al portal ‘KM.ru’ que su propulsor cuántico de despegue vertical, de 54 kilogramos de peso, logró alcanzar un empuje vertical de 500 a 700 kilopondios (kilogramos fuerza) con el uso de un solo kilovatio.

“El aparato despega verticalmente por barraguías, con una aceleración de 10 a 12G. Estas pruebas son una evidencia convincente de que la gravedad ha sido conquistada de manera experimental, probando la teoría de la superunificación”, dijo el científico ruso.

Los modernos propulsores de cohetes producen un empuje de tan solo 0,1 kilopondios con la potencia de un kilovatio, o 5.000 veces por debajo del citado motor cuántico experimental, potencialmente capaz de propulsar una nave espacial a 1.000 kilómetros por segundo, comparados con los 18 kilómetros por segundo de los cohetes actuales.

“Un aparato dotado de un propulsor cuántico podría tardar 42 horas en llegar a Marte y tan solo 3,6 horas en alcanzar la Luna”, resaltó el investigador.

El científico es conocido por rechazar la existencia del bosón de Higgs e introducir el concepto de quantum de espacio-tiempo, o ‘cuantón’.
Sin embargo…

La teoría de superunificación de Leónov no tiene ni pies ni cabeza, según información publicada en La Ciencia de la Mula Francis. En este portal se asegira que se usa herramientas matemáticas de electromagnetismo elemental para describir un cuadripolo al que llama cuantón (pero sin usar ningún concepto cuántico). El cuantón explica el electromagnetismo y la gravedad, y gracias a ello toda la realidad. En sus libros menciona términos que no entiende, como si tal cosa. Por ejemplo, afirma que las supercuerdas de la teoría de cuerdas son configuraciones lineales de cuantones (capítulo en PDF).

Si él lo dice tiene que ser así, quien lo va a dudar. Sin embargo, junto a sus palabras no hay nada más que eso, palabras. Tras ojear su libro puedo asegurar que Leónov no sabe lo que es una cuerda vibrante clásica y no sabe calcular cómo vibra.

La idea de la antigravitación en la teoría de la superunificación surge a partir del concepto de distancia mínima. Leónov corrige el factor de contracción de Lorentz de la relatividad especial con un término que depende de una distancia mínima. Por debajo de dicha distancia la gravedad cambia de signo y la masa antigravita (extracto del capítulo en PDF). Por supuesto esto viola todos los experimentos de laboratorio realizados durante el último siglo. Basta ojear sus textos para darse cuenta de que Leónov ha escrito basura sin sentido físico.

(Cubadebate, con información de Russia Today)