Camagüey, Cuba, infinitas razones para nuevos empeños en 2014

Camagüey, Cuba, infinitas razones para nuevos empeños en 2014Infinitas son las razones -al igual que las sostenidas por la inmensa mayoría del pueblo cubano- para recibir en Camagüey el 2014 inspirados en la materialización de nuevos empeños, como consolidación de los que se ejecutan a todo lo largo y ancho de nuestra geografía.

No han resultado pocas las conjuras generadas desde el hostil gobierno de Estados Unidos en su insensato e inútil propósito de destruir el proceso social cubano, que -no obstante aciertos y desaciertos, como toda obra humana- cubre expectativas de las grandes mayorías en sus 55 años de viril existencia, pese a un bloqueo económico-financiero, criminal agresión única en el planeta.

La actual Administración yanqui acrecentó los dineros para la ejecución de acciones contra Cuba, incluido el aliento monetario a los mercenarios internos; mas, ello no ha mermado el espíritu y ejercicio de los cubanos dignos, y en nuestro Camagüey los programas del desarrollo socialista marcan pautas en la satisfacción popular, aunque aún distante de lo que se requiere, pero posible de conseguir con el concurso de todos.

Celebramos el aniversario 55 de la Revolución con una alta responsabilidad en la fructificación del rumbo trazado por el líder histórico de los cubanos, Fidel Castro Ruz, hecho programa para un pueblo a partir de la clarinada libertaria del 1ro. de enero de 1959.

En la provincia, como en toda Cuba, ya se dejan sentir influencias de un cambio de pensamiento y acción en frentes determinantes del quehacer como la producción azucarera, principal rubro de la economía camagüeyana y de gran contribución nacional.

Allí se inscribe el cumplimiento de la llamada “Zafra Chica”, cerrada este 31 de diciembre con el crudo y refino previstos, como dulce aliento para emprender la etapa plena, con un aporte etiquetado entre los mayores del país.

Otra fuente de satisfacción en este principio de año lo constituye cumplir con la millonaria contribución a la alimentación popular de un producto tan vital como la leche, que además de ser componente preciso en la sustitución de importaciones, dice mucho de la solidaridad con sus compatriotas desde la mayor productora y donante a la industria en Cuba.

En un alentador y práctico proceder se insertan las faenas del programa para el 2 de febrero de 2014, por el medio milenio de la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, hoy Camagüey, a cuyo segmento más antiguo le fue conferida por la UNESCO la condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Precisamente en esa área distinguen las acciones y erogaciones monetarias del Estado para preservar el patrimonio edificado, beneficiosas para numerosas familias con el mejoramiento de cuarterías o casas de vecindad sujetas a provechosas remodelaciones estructurales, en las que participan sus ocupantes, como propietarios de las mismas.

Así se inserta El Camagüey legendario en una decisiva etapa que se abre para -en dos años, como anunciara el presidente Raúl Castro- consolidar experiencias del proceso de actualización, sin terapias de choque, incluidos los primeros pasos de la determinante unificación monetaria y cambiaria que permitirá mejores controles de las cuantificaciones económicas.

Hay, pues, sobradas motivaciones para celebrar en una Cuba y un Camagüey cada día más promisorios; algo que palpita en las calles, centros de trabajo y hogares, lo que revela confianza en el presente y futuro.

(Radio Cadena Agramonte)