Conversaciones de paz para Colombia prosiguen en La Habana

Conversaciones de paz para Colombia prosiguen en La Habana La Habana, 3 jul .- Las conversaciones de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno de ese país suramericano continúan hoy en Cuba insertadas en su onceno ciclo.

Ambas delegaciones comenzaron el lunes último ese nuevo capítulo de las pláticas -centradas en el tema de la participación política-, como parte del diálogo que tiene por sede el capitalino Palacio de Convenciones desde el 19 de noviembre pasado.

La víspera, el equipo guerrillero a las conversaciones afirmó estar complacido por la cumbre con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el interés de ese grupo de sumarse al proceso de paz colombiano.

Pablo Catatumbo, miembro de la delegación de las FARC-EP, declaró que la guerrilla "comparte la alegría de todos los revolucionarios" con el comunicado realizado en conjunto con el ELN.

Los máximos líderes de las FARC-EP, Timoléon Jiménez, y del ELN, Nicolás Rodríguez, anunciaron el lunes pasado la realización de la reunión "en algún lugar de las montañas de Colombia".

Según el documento, ambas organizaciones coincidieron en la importancia de "trabajar por la unidad de todas las fuerzas políticas y sociales empeñadas en la realización de cambios profundos en la sociedad, su economía, la política y la institucionalidad colombiana".

En lo que va de ciclo, las FARC-EP también ratificaron su propuesta de aplazamiento del calendario electoral y de la convocatoria de una Constituyente, como vías para garantizar el éxito del diálogo con el Gobierno.

Por su parte, la representación del Ejecutivo refirió que para que haya participación de la guerrilla en política, son necesarios dos tipos de garantías.

En ese sentido, mencionó garantías de parte del Estado, para su seguridad una vez ingresen a la vida civil y para que hagan oposición dentro de la legalidad.

"Y de parte de ellos, de las FARC, garantías de que dejarán las armas y actuarán lealmente dentro de las reglas de la democracia. Nunca más política y armas juntas", agregó.

Además de la cuestión agraria y la participación política, la agenda de los acercamientos incluye la atención a las víctimas, el problema del narcotráfico y el fin del conflicto armado.

El programa suscrito cuenta, además, con mecanismos de implementación, verificación y refrendación de los acuerdos que puedan alcanzarse.

Las pláticas tienen a Cuba y Noruega en el rol de garantes, mientras que Venezuela y Chile fungen como acompañantes. (PL)